INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

1 sept. 2018

Enfermedades autoinmunes: cuando el propio organismo es tu enemigo

Enfermedades autoinmunes: cuando el propio organismo es tu enemigo

Unas 80 enfermedades autoinmunes han sido descubiertas hasta la fecha y afectan aproximadamente al 3% de la población. Algunas de las más conocidas son el lupus eritematoso, la esclerosis múltiple o la diabetes tipo 1.

Nuestro sistema inmunitario protege a nuestro cuerpo frente a posibles organismos patógenos que puedan causar infecciones o enfermedades.  Su función principal es la discriminación entre “lo propio” y “lo ajeno”. Aunque su funcionamiento suele ser exacto, y a lo largo de la evolución su mecanismo se ha perfeccionado, en ocasiones se pueden dar fallos que ocasionan que  este sistema disminuya su acción, encontrándonos con inmunodeficiencias.
Además de éstas, otro problema grave derivado del mal funcionamiento del sistema inmunitario son las enfermedades autoinmunes, que afectan a cerca del 3% de la población mundial. Estas enfermedades conllevan que el sistema inmune de un individuo ataque a células, estructuras y tejidos del propio organismo. Hasta la fecha se han descubierto 80 enfermedades autoinmunes entre las que destacan el lupus eritematoso, la esclerosis múltiple o la diabetes tipo 1.
En rasgos generales, se desconoce la incidencia de este tipo de enfermedades en conjunto en la población mexicana. Esto va a dificultar hacer estudios epidemiológicos, la búsqueda y acceso a los nuevos tratamientos a la población.
Sí existen, sin embargo, registros en cuanto a algunas enfermedades autoinmunes concretas. Por ejemplo, la artritis reumatoide afecta al 1.6 % de la población en México y el lupus eritematoso muestra una incidencia del 0.06%, afectando más a la mujeres  (9 de cada 10 casos).

¿Cómo funciona el sistema inmune?

Las células del sistema inmunitario funcionan mediante la detección de unas moléculas denominadas antígenos. Éstas son sustancias capaces de enlazarse a los receptores que aparecen en las membranas de las células inmunes, desencadenando así la respuesta por parte de este sistema.
De forma general, los antígenos se relacionan con moléculas que aparecen en elementos extraños al cuerpo: bacterias, protozoos, virus… incluso polen o ácaros (que van a provocar las típicas alergias). Sin embargo, en ocasiones se generan células inmunes capaces de detectar elementos propios, y esto conlleva el ataque a estas estructuras por parte del sistema de defensa.
Aunque no son enfermedades con una alta prevalencia poblacional en su conjunto, algunas (gracias a series televisivas de éxito, como House) se han hecho muy famosas en la población. El caso más claro es el lupus eritematoso, enfermedad autoinmune en la que se ve afectado tejidos diferentes como la piel, las articulaciones, los riñones, el cerebro u otros órganos.
Otra  que posee  gran importancia y pertenece a la vida cotidiana es la diabetes tipo 1, en ella las víctimas del sistema inmune son las células pancreáticas productoras de insulina.
En este tipo de patología, se pueden ver afectadas estructuras de todo el organismo. Algunas menos conocidas son el vitiligio, la alopecia areata, la enfermedad de Crohn o la hepatitis autoinmune.

Tratamiento

En la actualidad, en la mayoría de estas enfermedades el tratamiento consiste en la supresión de la actividad inmunitaria mediante el uso de fármacos inmunosupresores, como los corticoides.
El problema es que la actividad de estos fármacos no puede ser dirigida, es decir, la inmunosupresión actúa sobre el conjunto del sistema, no contra aquellas células responsables de la enfermedad. Esto provoca, como efecto secundario, que los pacientes puedan encontrarse en una situación de vulnerabilidad a la entrada de bacterias, virus u hongos.
Otras enfermedades, como la diabetes tipo 1 o la tiroiditis de Hashimoto, presentan su propio tratamiento. En el primer caso, la administración de insulina y en el segundo la toma de hormona tiroidea sintética.

Origen de las enfermedades autoinmunes

Los porqués a este tipo de enfermedades no están esclarecidos por completo. Algunas teorías sugieren que la entrada de un patógeno ajeno provoca la activación del sistema inmune e induce una reacción cruzada. Esto supone que ante la entrada de este organismo extraño el cuerpo reacciona a los antígenos que porta, y que éstos son similares a algunos del propio cuerpo. Así, aunque se combata al posible patógeno, la reacción inmune se perpetúa frente a las células locales.
El aumento de las conductas higiénicas, y la poca exposición a patógenos son otras de las posibles razones que se postulan al aumento de las enfermedades de carácter autoinmune. La “teoría de la higiene” mantiene que la falta de exposición a antígenos naturales (bacterias, hongos, protozoos…) provocan que el sistema inmune se altere y sea estimulado por sustancias inocuas (polen, ácaros o caspa de animales) o elementos del propio organismo.
La “teoría de la higiene” fue criticada por gran parte de la comunidad científica, y la búsqueda de nuevas teorías conllevó el que se relacione el desarrollo de este tipo de enfermedades con alteraciones en la permeabilidad intestinal.
En individuos con una predisposición genética, el paso de antígenos a través de las paredes intestinales podría generar una respuesta inmune contra cualquier tejido u órganos del individuo.

Escrito por  | 23 Ago, 2018

10 jul. 2018

Investigadores catalanes curen la diabetis 2 i l'obesitat en ratolins amb teràpia gènica

És el primer cop que s'aconsegueix amb una sola sessió d'aquesta teràpia

Xavier Duran





















Pas endavant espectacular en la lluita contra dues de les malalties que més s'estan expandint al món: la diabetis i l'obesitat. Un equip liderat per tres investigadores catalanes ha demostrat, en ratolins, l'eficàcia i la seguretat de la teràpia gènica per curar aquestes dues patologies.
La teràpia gènica consisteix a introduir en l'organisme gens que realitzin certes funcions o que indueixin la síntesi de determinades substàncies. En aquest cas, s'introdueix a l'organisme un virus modificat genèticament que du el gen FGF21. Es tracta d'una hormona -concretament, una proteïna- segregada de manera natural per diversos òrgans que regula el funcionament correcte a nivell energètic. Ja havia demostrat la seva eficàcia en humans, però administrada de forma convencional té una vida mitjana molt curta.
Per aquest motiu, investigadors nord-americans han fet assaigs clínics per trobar altres proteïnes que tinguin el mateix efecte. Tot i que els resultats dels primers assaigs han estat prometedors, calen administracions periòdiques. A més, l'organisme pot no reconèixer-les com a pròpies i generar reaccions del sistema immunitari. Per això, calia buscar un mètode alternatiu.
La recerca sobre la teràpia gènica l'ha fet un equip d'investigadors de la Universitat Autònoma de Barcelona, dirigit per Fàtima Bosch. S'ha publicat aquest dilluns a la revista "EMBO Molecular Medicine".
Una sola injecció per introduir el gen
Els autors han aconseguit que, amb una sola injecció per introduir el gen, els ratolins produeixin de forma continuada el FGF21. Amb aquesta proteïna, els ratolins redueixen el seu pes. També disminueix la resistència a la insulina, que provoca el desenvolupament de la diabetis de tipus 2. Durant l'any i mig en què s'ha fet seguiment dels animals, els ratolins han disminuït de pes i han reduït l'acumulació de greix i la inflamació en el teixit adipós, és a dir, el greix corporal.
La manipulació genètica s'ha fet a diversos teixits, com el fetge, el greix corporal o el múscul. Això amplia les possibilitats del tractament, com explica Fàtima Bosch:
"Això dona una flexibilitat molt gran a la teràpia, ja que permet seleccionar cada vegada el teixit mes apropiat i en cas que alguna complicació impedeixi manipular algun dels teixits, es pot aplicar a qualsevol dels altres. Quan algun teixit produeixi la proteïna FGF21 i la secreti a la circulació sanguínia, aquesta la distribueix per tot el cos."
Protecció contra tumors i efectes positius en individus sans
Els autors també han observat que el tractament no només és totalment segur, sinó que té, a més, un efecte protector contra el risc de formació de tumors quan el fetge està sotmès a una dieta hipercalòrica durant molt de temps.
I això no és tot. El tractament s'ha aplicat a ratolins que tenien obesitat o bé induïda genèticament o bé per una dieta inadequada. Però aplicada en individus sans provoca un envelliment més saludable i protegeix del sobrepès i de la resistència a la insulina associades a l'edat.
Aquest assaig reeixit en ratolins és un primer pas per tractar aquestes malalties en humans, com afirma Verónica Jiménez, investigadora de la UAB i primera signant de l'article:
"És el primer cop que s'aconsegueix contrarestar l'obesitat i la resistència a la insulina a llarg termini mitjançant l'administració d'una sola sessió de teràpia gènica en el model animal que més s'assembla a l'obesitat i la diabetis tipus 2 dels humans".
Fàtima Bosch assenyala que el següent pas serà "provar aquesta teràpia en animals més grans per, després, començar els assajos clínics amb pacients".
La teràpia gènica mitjançant vectors virals adenoassociats ha estat aprovada a Europa i als Estats Units per al tractament de diverses malalties. Ja compta amb molta experiència clínica amb aplicacions en el fetge i en el múscul. Per això, segons Bosch, "la teràpia proposada en aquesta recerca constitueix la base per a futurs assajos clínics per al tractament de malalties metabòliques en humans".

1 jun. 2018

¿Chlorella o espirulina?

Resultado de imagen de IMAGENES soycomocomo



La respuesta: ambas tienen muchas propiedades nutricionales, pero es interesante conocerlas a fondo para saber qué nos irá mejor.

Inicio  ›  La alternativa
14 de enero 2016 | Actualizado el 29 de enero 2018 por 

El alga espirulina
Por un lado tenemos la espirulina, un alga azul verdosa en forma de espiral −de ahí su nombre, que deriva del latín y significa ‘pequeña espiral’. Figura entre las formas de vida más antiguas del planeta y ya era consumida por las civilizaciones aztecas y mayas. No es un alga marina, como puede ser el kombu o wakame, es una microalga que nace en aguas fuertemente alcalinas −con un pH de 9 a 7− como pueden ser el lago Texcoco, en México, o el lago Chad, en África centroecuatorial, aunque actualmente se cultiva en zonas subtropicales como Hawai. A nivel nutricional destaca por los más de 60 ingredientes activos que contiene y su elevado contenido en proteína de alta calidad −entre el 60 y el 80%−, es decir, tiene todos los aminoácidos esenciales y es la fuente de proteína vegetal más importante conocida hasta ahora. También presenta una gran riqueza en vitaminas del grupo B, incluyendo la vitamina B12, tan difícil de encontrar en el reino vegetal. Es excepcionalmente rica en vitamina E, nutriente fundamental para el rendimiento mental y físico. Destaca por su contenido en clorofila, sustancia que ayuda a limpiar el organismo y oxigenar los tejidos, mejora la formación de glóbulos rojos y purifica la sangre, ya que es muy similar a la hemoglobina. También presenta un pigmento azul llamado ficocianina, una biliproteína que ha demostrado que inhibe la formación de colonias de células cancerosas y también ayuda a recolectar los aminoácidos para la formación de neurotransmisores, lo que hace que aumente la capacidad mental.

Salsa sésamo y espirulina
Pau Esculies

La complementación con espirulina se recomienda para debilidades como la anemia, problemas inflamatorios como gastritis, sobrepeso y hipoglucemias o para personas que presentan una asimilación inadecuada de nutrientes. Su riqueza en proteína hace que sea el complemento ideal para los deportistas que quieren mejorar su rendimiento físico y conseguir un buen tono y recuperación a nivel muscular y para fortalecer el sistema inmunitario y ayudar a activar las defensas naturales del organismo. Aumenta los fluidos yin, nutre la sangre y limpia las arterias. Está contraindicado para las personas que presentan señales de frío junto con retención de agua u otras formas de humedad (moco, hongos…) en la parte baja del abdomen.
El alga Chlorella
Por otra parte, la Chlorella es otra microalga cuyo nombre proviene del griego Chlor, que significa ‘color verde amarillento’, y del latín ella, sufijo relativo a su tamaño microscópico. Contiene un valor alimenticio similar al de la espirulina, pero con algo menos de proteína y más clorofila. De hecho, es la fuente de clorofila más importante de nuestro planeta. La clorofila ayuda a limpiar y desintoxicar el organismo, a movilizar y eliminar los metales pesados acumulados en el organismo por la mala alimentación, el consumo de productos de higiene con ingredientes de síntesis, la contaminación y, incluso, las amalgamas dentales. La Chlorella tiene un efecto más desintoxicante y depurativo que la espirulina. Es especialmente recomendable para las personas que presentan desórdenes hepáticos o que fuman o beben. Ayuda a mejorar el estreñimiento y está especialmente indicada para la gente que sufre de problemas degenerativos de tipo muscular o del sistema nervioso. Contiene factor de crecimiento de Chlorella (CGF, Chlorella Grow Factor). Es la única planta del mundo con factor de crecimiento, sustancia que contiene ADN y ARN y que favorece un buen sistema inmunitario y ayuda a reparar los tejidos del organismo. Este factor de crecimiento promueve el desarrollo normal pero no estimula el desarrollo anormal de los procesos de enfermedades como los tumores.
Las aplicaciones terapéuticas de la Chlorella son similares a las de la espirulina, aunque hay diferencias significativas. La Chlorella se puede considerar la microalga que enfría menos, la más tonificante de todas y la que purifica y desintoxica más. Por lo tanto, es la más segura para utilizar en situaciones de deficiencias. En cuanto a su contenido en CGF, la hace más adecuada para tratar patrones de desarrollo en niños y para el mantenimiento de la salud en personas de edad avanzada y con problemas degenerativos.
Como veis, tanto la espirulina como el alga Chlorella ofrecen un amplio abanico de beneficios. Por eso es interesante irlas combinando para aprovechar las propiedades de cada una de ellas.
Fuente: Healing with whole foods, Paul Pitchford

Propiedades principales

La espirulina
-Contiene una fuente superior de proteína altamente digestible.
-Es una fuente excelente de ácido gamma linoleico (GLA), un ácido graso de la familia omega-6.
-Contiene ficocianina, un potente fitoquímico que se ha visto que tiene propiedades anticancerosas.
Principales beneficios: mejora el rendimiento físico y la recuperación muscular, ayuda a fortalecer el sistema inmunitario, favorece la eliminación de sustancias tóxicas del organismo y purifica y limpia la sangre, ayuda a combatir posibles carencias alimentarias, estimula el metabolismo y mejora la respuesta al estrés diario y la fortaleza interior.
La Chlorella
-Es más rica en clorofila que la espirulina, por tanto, tiene una capacidad más elevada de eliminar metales pesados.
-Contiene factor de crecimiento (CGF).
Principales beneficios: es adecuada en situaciones de deficiencia, es más tonificante que la espirulina. Colitis, problemas de halitosis, estreñimiento, rendimiento deportivo, eliminación de metales pesados y otras sustancias tóxicas.


30 may. 2018

10 usos del aceite de coco que te sorprenderán



Resultado de imagen de biológicamente



Amanda Franco de The Green Fuel


El aceite de coco BIO puede ser esa grasa saludable que le da un toque oriental a tus verduras salteadas o el final perfecto para tu piel antes de irte a dormir. Un alimento versátil, lleno de cualidades nutricionales pero también cosméticas y terapeúticas. Descubre cómo utilizarlo para sacarle su máximo partido. ¡No podrás vivir sin él!
Prueba cada uno de sus usos y decide cuál es el que se adapta mejor a ti. (iStock)
Prueba cada uno de sus usos y decide cuál es el que 
se adapta mejor a ti. (iStock)
  1. “Oil pulling” o enjuague bucal

Una terapia ayurvédica que sirve para eliminar toxinas. Toma una cucharada de aceite de coco BIO y mantenla en la boca durante 20 minutos, moviendo el aceite constantemente. El enjuague con aceite atrae las toxinas por lo que ¡nunca te tragues el aceite! Sirve para aliviar dolores de cabeza y prevenir infecciones.
  1. Aumentar las defensas

En momentos en los que nos sentimos más débiles, a punto para ese inoportuno catarro, haz terapia de choque tomando un par de cucharadas de aceite de coco BIO en ayunas. Te ayudará a aumentar las defensas ya que es antibacteriano y antiinflamatorio.

  1. Exfoliante casero

Mezcla un par de cucharadas de aceite de coco BIO con azúcar y aplícalo sobre tu piel con un suave masaje. Te servirá para eliminar las células muertas y sentir tu piel rejuvenecida.
  1. Crema hidratante

Utiliza el aceite como hidratante para todo tu cuerpo, sobre todo en zonas de piel muy seca o para hidratar en profundidad las estrías.
  1. Mascarilla capilar

Aplica aceite de coco BIO por todo tu cabello, envuélvelo en una toalla y… ¡a dormir! El aceite actuará toda la noche haciendo que tu melena quede más suave que nunca.
  1. Bálsamo labial

Lleva siempre en tu bolso un bote pequeño con aceite de coco para cuidar tus labios. Así podrás hidratarlos de la forma más natural posible siempre que lo necesiten. ¿Un poco de color? Añade unas gotas de zumo de remolacha al aceite para conseguir un brillo de labios rosado 100% natural.
  1. Crema de noche

Aplica sobre la piel de tu rostro aceite de coco antes de dormir. Te servirá para eliminar manchas de tu piel o para mantener a raya pequeños granitos.
  1. Platos orientales

El aceite de coco BIO es el toque definitivo que necesitan tus platos orientales. Sustituye el aceite de oliva por el de coco para tus salteados de verduras al wok. Conseguirás un sabor diferente que te encantará.
Tritura almendras, aceite de coco y coco rallado y disfruta de unos bombones saludables. (iStock)
Tritura almendras, aceite de coco y coco rallado y disfruta de unos 
bombones saludables. (iStock)
  1. Postres crudiveganos

Prepara bombones caseros crudiveganos utilizando el aceite de coco. Es perfecto para este tipo de postres porque en frío se mantiene en estado sólido.
  1. Como desmaquillante

Ideal para incorporar a tu rutina nocturna de limpieza facial. Utilízalo después de tu desmaquillante habitual para conseguir una limpieza más profunda y, a la vez, hidratante.


25 mar. 2018

FIBROMIALGIA Y FATIGA CRÓNICA - IMSA - TALLER DE SALUD. Jueves, 5 de abril de 2018


A petición de un grupo de enfermas, y en atención a la fatiga que padecen, este taller se realizará de 15:30 a 17 horas.
Esperamos que este horario poco habitual les permita su asistencia.

La imagen puede contener: una o varias personas, calzado y texto

7 mar. 2018

La terapia con células madre podría frenar la esclerosis múltiple progresiva

ABC  Salud

El empleo de células madre derivadas de la piel atenúa la respuesta autoinmune por los macrófagos y la microglía y, por ende, reduce la inflamación y daños sobre el SNC

Neuronas y microglía

Neuronas y microglía - ARCHIVO



MADRID
La esclerosis múltiple es una enfermedad neurodegenerativa causada por la destrucción por el sistema inmune del propio paciente de la capa de mielina que protege las neuronas. Una enfermedad que padecen cerca de 47.000 españoles –y hasta 2,3 millones de personas en todo el mundo–, muy especialmente las mujeres, y para la que no existe cura. Menos aún en las formas progresivas de la enfermedad, para las que ni siquiera hay tratamientos capaces de frenar su evolución. De ahí la importancia de un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), en el que se describe una terapia con células madre capaz de aliviar los síntomas y de revertir los daños neuronales en las distintas formas de esclerosis múltiple. O así sucede, cuando menos, en modelos animales –ratones.

Como explica Stefano Pluchino, director de esta investigación publicada en la revista «Cell Stem Cell», «nuestro trabajo con ratones muestra que el uso de células reprogramadas del propio paciente podría abrir la puerta al tratamiento personalizado de enfermedades inflamatorias crónicas, incluidas las formas progresivas de la esclerosis múltiple».

Atenuar la respuesta autoinmune

Los macrófagos son las células del sistema inmune responsables de, entre otras funciones, proteger al organismo frente a los invasores, ya sean externos –como sería un virus o una bacteria– o internos –caso de una célula tumoral–. El problema es que estos macrófagos, que actúan como primera línea defensiva del organismo, confunden en ocasiones lo ‘propio’ con lo ‘extraño’ y desencadenan una enfermedad autoinmune. Así sucede en el caso de las ‘microglías’, esto es, de los macrófagos del sistema nervioso central, que pueden llegar a atacar a las neuronas cerebrales y de la médula espinal y causar una inflamación crónica. El resultado es el desarrollo de la esclerosis múltiple progresiva, que a diferencia de la forma más común de la enfermedad –la denominada ‘remitente-recurrente’– no cursa en forma de brotes, sino con un deterioro progresivo del SNC.
Y llegados a este punto, ¿no hay ninguna manera de contrarrestar el daño causado por las microglías a las neuronas? Pues en teoría, sí. Habría que utilizar células madre neurales (NSC), es decir, con capacidad para transformarse en cualquier célula del cerebro y la médula espinal. De hecho, un estudio previo de los mismos autores ya mostró que el trasplante de NSC reduce tanto la inflamación como los daños causados en el sistema nervioso central. Sin embargo, el primer problema que presenta el uso de este tipo de células madre es su origen. Y es que las NSC deben obtenerse de embriones, por lo que más allá de las cuestiones éticas, su disponibilidad es muy limitada. Pero aún hay otro problema y, si cabe, más importante. Dado que estas NSC no proceden del propio paciente, sino de un embrión, pueden ser identificadas por el organismo como ‘invasoras’, por lo que se desencadenaría una respuesta inmune para destruirlas. Lo cual no haría sino aumentar el grado de inflamación.
El uso de células reprogramadas del paciente podría abrir la puerta al tratamiento personalizado de las enfermedades inflamatorias crónicas
Entonces, ¿cuál puede ser la posible solución? Pues recurrir a SNC del propio paciente. Y para ello, lo que han hecho los autores es tomar células de la piel de adultos y ‘reprogramarlas’ para convertirlas en ‘células madre neurales inducidas’ (iNSC), cuya capacidad de diferenciación es similar al de las NSC. Todo ello sin provocar una respuesta inmunitaria. La pregunta entonces es: ¿estas iNSC funcionan?
En el estudio, los autores utilizaron un modelo animal –ratones– de esclerosis múltiple. Y lo primero que vieron es que, como consecuencia de la enfermedad, los animales presentaban unos niveles muy elevados de succinato, un metabolito que envía a la señal a los macrófagos y las microglías para que causen inflamación –si bien solo en el líquido cefalorraquídeo, que no en la sangre periférica.
Así, el siguiente paso fue trasplantar NSC e iNSC directamente en el líquido cefalorraquídeo de los animales. ¿Y qué sucedió? Pues que la inoculación de estas células madre indujo un descenso muy significativo de los niveles de succinato, lo que provocó una ‘reprogramación’ de los macrófagos y las microglías –que básicamente, pasaron de ser células inmunes ‘malas’ a ‘buenas’–. Así, y desarticulada la respuesta autoinmune, se observó una disminución de la inflamación y de los daños sobre el cerebro y la médula espinal.

También en las formas progresivas

En definitiva, el empleo de NSC abre la puerta al tratamiento, y quizás incluso a la cura, de la esclerosis múltiple, incluidas aquellas formas en las que, como ocurre con las progresivas, aún no hay ninguna terapia disponible. O más concretamente, de iNSC, que no solo pueden ayudar a reparar los daños neuronales ocasionados por la enfermedad, sino que también, como recuerdan los autores, presentan ventajas muy notables.
Como indica Stefano Pluchino, «nuestra estrategia resulta especialmente prometedora porque las iNSC no conllevan el riesgo de una respuesta inmune adversa».