INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras enfermedades emergentes que actualmente también se les denomina "enfermedades raras".

24 ago. 2016

El cáncer de hígado muchas veces avanza sin síntomas.

Diario de la Organización de pacientes Hepatitis 2000, información sobre Hepatitis Virales, Cirrosis, Trasplante de hígado, Coinfección VIH, Seguridad y derechos del Paciente y temas relacionados a la salud

18 de agosto, 2016

El cáncer de hígado es una enfermedad insidiosa que rara vez presenta síntomas hasta que se encuentra en fase avanzada.

Los principales factores de riesgo que llevan a producir un cáncer de hígado son  la cirrosis hepática, y la infección por los virus de la hepatitis B y C, por lo que la mejor forma de prevenir este tipo de tumores es evitar el consumo de alcohol y el contagio de dichos virus.

Afortunadamente, y como  explica el Dr. Jaime Feliú, Jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario La Paz, de Madrid, se están produciendo avances en su tratamiento, y los nuevos fármacos antivirales que se emplean en el tratamiento de la hepatitis C, y que son capaces de eliminar completamente la infección, permitirán reducir significativamente el número de casos de cáncer de hígado en un futuro próximo.

La detección precoz desempeña un papel clave en la curación del cáncer en general, ¿tiene el cáncer de hígado síntomas que puedan alertar al paciente de la presencia de la enfermedad?
A diferencia de lo que ocurre en otros tumores, no existe ningún síntoma que nos pueda llamar la atención para hacer algún tipo de estudio precoz; de hecho, cuando aparecen síntomas del cáncer de hígado ya suele estar bastante extendido. Lo que sí es cierto es que el cáncer de hígado, en el 80% de los casos, se da en pacientes con cirrosis hepática, y en los pacientes con cirrosis se ha comprobado que conviene hacer un seguimiento, una ecografía cada seis meses, para detectar un posible cáncer de hígado en una fase precoz, que pudiera ser operable y tratable de una manera curativa. Por ello a todos los pacientes de cirrosis se les recomienda esta ecografía cada seis meses porque es la única forma de detectar precozmente este tipo de cáncer. El hígado es un órgano que tiene poca inervación, y los nervios cuando se estimulan son los que producen el dolor, y en este caso solamente tiene nervios la cápsula que envuelve el hígado; si el tumor o la metástasis estuviera en esa zona, pegado a la cápsula hepática, entonces sí puede producir estimulación de las fibras nerviosas y causar dolor, pero si se localiza en una zona interna puede crecer sin provocar ninguna molestia.
¿Y la cirrrosis hepática sí tiene síntomas?
Normalmente suele ser diagnosticada por un análisis de sangre que se han hecho por alguna otra razón, y en cuyos resultados se ha observado alguna alteración de la función hepática. En ocasiones, cuando la cirrosis es evolucionada sí puede producir síntomas o complicaciones, como sangrado digestivo por varices esofágicas, o problemas de retención, edemas, ascitis, incluso a veces encefalopatía hepática. Aunque a veces presenta síntomas, no siempre es así, y suele ser más bien detectada en una analítica.
Además del consumo de alcohol, ¿qué factores de riesgo favorecen el desarrollo de los tumores hepáticos?
Todos los factores que producen cirrosis hepática son los que pueden producir cáncer de hígado, y los principales en nuestro país son: el alcohol, la infección por virus de la hepatitis B y, sobre todo, la infección por virus de la hepatitis C. También hay otras condiciones mucho menos frecuentes, que son enfermedades que cursan con cirrosis, y son hereditarias, como pueden ser una hemocromatosis, una cirrosis biliar primaria, cirrosis por una hepatitis crónica autoinmune, o una enfermedad de Wilson, pero ya digo que este tipo de enfermedades hereditarias son mucho menos frecuentes.
En el caso de tener antecedentes familiares, ¿hay más probabilidades de padecer esta enfermedad?
A diferencia de lo que ocurre, por ejemplo, en el cáncer de mama, o en el cáncer de colon, donde sí hay una clara relación entre haber tenido familiares con un cáncer previo y un mayor riesgo a desarrollar este tipo de tumores, en el cáncer de hígado, como tal, no existe esa predisposición. Sin embargo, las condiciones que producen cirrosis -que como he comentado es el paso previo sobre el cual asienta luego el cáncer de hígado- sí se heredan. Hay familias que debido a un déficit congénito presentan una mal metabolismo del cobre, como sucede en la enfermedad de Wilson, y eso produce cirrosis, y el hijo hereda esa posibilidad. Lo mismo sucede con la hemocromatosis, que consiste en un mal manejo del hierro que puede provocar que se acumule en el hígado y desencadenar cirrosis; y eso también se puede heredar, y al padecer cirrosis existe un alto riesgo de que aparezca cáncer de hígado con el tiempo. Si se trata de una cirrosis de estas características, asociada a una enfermedad transmisible, y el hijo hereda esa posibilidad de tener cirrosis y no se cuida, con el tiempo puede desarrollar cáncer de hígado.
En ocasiones el cáncer de hígado se produce a consecuencia de una metástasis de un tumor primario de otro origen. ¿Es diferente el tratamiento en estos casos?
En esos casos no hablamos de cáncer de hígado, porque cáncer de hígado es el tumor que se origina en el hígado, y cuando viene de otro sitio se consideran metástasis. Es frecuente que, por ejemplo, el cáncer de colon, se disemine al hígado, y se produzcan así metástasis de cáncer de colon, por lo que se tratan como si fuese un cáncer de colon. Y lo mismo sucede con el cáncer de mama, o de otros orígenes, que pueden invadir el hígado, y en esos casos siempre se trata como el tumor que originó ese cáncer.
Cada vez se insiste más en que la mayoría de los tumores oncológicos se pueden prevenir. ¿Es así también en el caso del cáncer de hígado?
Sí se puede prevenir la aparición de ciertos cánceres de hígado, concretamente los relacionados con el alcoholismo, si evitamos el consumo excesivo de alcohol y que aparezca la cirrosis, y aquellos relacionados con el virus de la hepatitis B, por ejemplo en países donde la infección por el virus de la hepatitis B es muy habitual, como el Sudeste asiático. Los programas de vacunación frente a la hepatitis B evitan la cirrosis producida por ese virus, y posiblemente la aparición del cáncer. En España, ahora que desde hace un año se ha puesto en marcha el tratamiento con antivirales para la hepatitis C muy eficaces, y que la erradican completamente, se prevé que en la medida en que estos tratamientos se vayan utilizando y se vaya eliminando el virus de la hepatitis C, se pueda evitar una gran proporción de cánceres de hígado que se producen en nuestro país a consecuencia de dicho virus.

Avances en el tratamiento del cáncer de hígado.

Si uno prevé que puede tener un riesgo de contacto con el virus de la hepatitis B, sí. La hepatitis B se transmite habitualmente por contacto sanguíneo y por semen; no es como la hepatitis A, que sí se puede contraer a través del consumo de alimentos contaminados. Si una persona desempeña un trabajo de riesgo, como puede ser un profesional sanitario, está recomendada la vacunación profiláctica o preventiva contra el virus de la hepatitis B. En las profesiones que no tienen ese tipo de riesgo no se recomienda por el tema de coste eficacia. En el caso de los niños pueden estar en contacto con muchos productos y otras personas, y es mejor vacunarlos. En nuestro país, lamentablemente, el principal factor de riesgo del cáncer de hígado es el virus de la hepatitis C, y está muy relacionado con la drogadicción, las transfusiones de sangre… Por fortuna, y gracias a los nuevos medicamentos para el tratamiento de la hepatitis C, lo más probable es que dentro de cuatro o cinco años se reduzcan a la mitad los casos de hepatocarcinoma en España.
¿Cuáles son los avances terapéuticos más destacables en el abordaje del cáncer de hígado? ¿Ha mejorado el pronóstico de los pacientes en los últimos años?
El pronóstico ha mejorado porque hace unas décadas cuando se diagnosticaba el cáncer de hígado normalmente se encontraba en una fase muy avanzada, habitualmente cuando el paciente ya presentaba síntomas o empeoraba la función hepática, y en esos casos prácticamente no había ningún tratamiento disponible porque era una fase muy terminal. Hoy en día, gracias a los programas de seguimiento de los pacientes que tienen cirrosis, con ecografías periódicas, se detecta en una fase incipiente, más precoz, y eso muchas veces permite practicar una cirugía, o realizar un tratamiento local que queme el tumor, como una ablación por radiofrecuencia, o una embolización, y eso contribuye a prolongar mucho la supervivencia, e incluso curar el cáncer de hígado. La enfermedad se puede llegar a curar en los casos en los que se detecta precozmente y en los que se puede hacer una buena cirugía, o incluso un trasplante de hígado, que permite curar no solo el cáncer de hígado, sino también la cirrosis. El problema es que hay pocos donantes para la cantidad de pacientes que tenemos y, además, para poder hacer un trasplante existen unos criterios muy estrictos, ya que cualquier cáncer de hígado no se beneficia de un trasplante, tienen que ser tumores que se encuentran en una situación muy concreta, que se sabe que van a ir bien.
Además de seguir el tratamiento médico prescrito, ¿qué otras recomendaciones les daría a las personas diagnosticadas con esta enfermedad para mejorar su calidad de vida?
No se trata de recomendaciones específicas para pacientes con cáncer de hígado, sino generales pero, para mejorar la función hepática, las típicas recomendaciones que tiene que seguir un paciente con una insuficiencia hepática son realizar una dieta sana, evitar los tóxicos como el alcohol, y hacer un ejercicio físico moderado. Hay que diferenciar los pacientes que tienen una cirrosis hepática o datos de insuficiencia hepática, en cuyo caso está totalmente prohibido el consumo de alcohol, pero es cierto que hay casos -pocos-, en los cuales puede aparecer un cáncer en un hígado sano, y en estos casos no pasa nada si el paciente quiere tomar de vez en cuando un vasito de vino, siempre que sea con moderación, porque el hígado funciona bien y está sano.
Actualmente hay numerosas investigaciones en marcha sobre el cáncer y nuevos tratamientos como la inmunoterapia, ¿cree que mejorarán también las probabilidades de curación de los tumores hepáticos?
Sí, en el cáncer de hígado, sobre todo en los últimos años, se ha mejorado mucho el conocimiento de las alteraciones moleculares que hay en el tumor del hígado, y esto ha permitido comprobar que los fármacos que atacan la vascularización anormal del tumor mejoran la eficacia y contribuyen a frenar la enfermedad. Es el caso de sorafenib y, más recientemente, regorafenib, pero la inmunoterapia ha supuesto un tremendo avance en el tratamiento de muchos cánceres, aunque en el cáncer de hígado está menos estudiado, pero se está empezando a trabajar en ello y los resultados preliminares son muy prometedores, muy interesantes, lo que ocurre es que hay que esperar a que haya ensayos clínicos con un número importante de pacientes para conocer realmente la verdadera eficacia de este tratamiento. Hay que tener en cuenta que en el caso del cáncer de hígado hay un temor, y es que todos estos fármacos que afectan a la inmunidad pueden reactivar la hepatitis crónica; el problema es que si bajamos las defensas el virus de la hepatitis puede activarse y, de hecho en muchos ensayos de inmunoterapia un criterio de exclusión es que el paciente sea portador de un virus de la hepatitis B o de la hepatitis C, lo cual se da con mucha frecuencia en el cáncer de hígado. La experiencia en estos casos es muy pequeña, pero se ha empezado ya a trabajar con pacientes de cáncer de hígado y, a pesar de este tipo de problemas, los resultados son muy buenos y se ha visto que tampoco hay tanto riesgo de reactivación del virus de la hepatitis. Evidentemente, los nuevos antivirales también abren otra posibilidad, y es que en caso de que realmente se viera que existe un riesgo de reactivación del virus de la hepatitis C, se puede administrar al paciente el fármaco de la inmunoterapia, más el fármaco para contrarrestar el virus de la hepatitis C. Por eso digo que ahora mismo es un escenario abierto, pero que está en investigación, y todavía no disponemos de datos concluyentes, pero los que hay son esperanzadores. En cuanto a la prevalencia del cáncer de hígado de momento es similar, pero cabe esperar que en los próximos años vaya disminuyendo.
Edición: Hepatitis 2000.
http://hepatitis2000.org/cancer-higado-muchas-veces-avanza-sin-sintomas/
Fuente: www.webconsultas.com

Relacionan la presencia de arsénico con el cáncer. El arroz en el punto de mira


MIGUEL JARA

22 de agosto de 2016


Ha publicado El País un interesante mapa del mineral arsénico y su relación con el cáncer en España. El arsénico es un elemento químico natural, no sintético, que además de estar libremente en la naturaleza tiene usos industriales. Es esencial para la vida aunque tanto el arsénico como sus compuestos son extremadamente tóxicos.
Se estima que alrededor de un 10% de la población mundial -en torno a 300 millones de personas- se abastecen de agua de reservorios subterráneos contaminados.
El informe que cita el diario lo han realizado científicos del Centro Nacional de Epidemiología y muestra una asociación estadística entre vivir en zonas con elevada cantidad de arsénico con la posibilidad de padecer determinados tipos de cáncer, aunque no hay causalidad, es decir, que no por vivir en esas comarcas se va a padecer la enfermedad.Arsénico
En el trabajo se han analizado más de 860.000 muertes por cáncer en casi 8.000 municipios españoles, ocurridas entre 1999 y 2008.
La mortalidad por cáncer de estómago, páncreas, pulmón, cerebro y linfoma no Hodgkin se eleva en los lugares con niveles más altos de arsénico. Por contextualizar el asunto, factores como el consumo de tabaco, alcohol y comida basura son habitualmente mucho más decisivos a la hora de desarrollar un cáncer.
El arsénico está en la naturaleza en forma de piedra pues es un mineral con propiedades metálicas. Y son los procesos naturales, como la erosión de las rocas o los incendios forestales quienes lo “destapan” pero llega a nosotros también a través de las emisiones industriales y de su uso como conservante de la madera, herbicida o insecticida.
Un ejemplo preocupante es el cultivo del arroz. Las plantas absorben fácilmente el arsénico cuando llega a contaminar las aguas y como el cultivo del arroz requiere grandes cantidades de agua, hasta empapar literalmente a la planta. El arroz y sus productos son los primeros alimentos típicos que se da a los niños y este año se ha publicado un nuevo estudio que concluye que los niños que comen más arroz tienen concentraciones de arsénico urinario más elevadas que aquellos que no consumen ningún tipo de arroz.Arroz arsénico
Así que, como vemos, una de las principales maneras de contaminarnos con arsénico está en nuestra alimentación.
¿Cuales son las principales causas de la presencia de arsénico en los alimentos? Los residuos de usos industriales; la producción de aceros especiales; la fabricación de pinturas, vidrio y esmaltes; los residuos de usos agrícolas como herbicidas, fungicidas, insecticidas, rodendicidas (para matar roedores) o fosfatos que contienen arsénico.
Pero también lo encontramos en la suplementación mineral de los piensos que toman los animales de granja que luego nos comemos. Por ejemplo, se usa ácido arsanílico en la alimentación de cerdos y aves de corral para promover su crecimiento.
Y en las industrias que emiten arsénico como las centrales térmicas de carbón, las incineradoras y los hornos de fundición. Es llevado al medio ambiente a través de una combinación de procesos como la actividad minera y el uso de combustibles fósiles.
Siendo extremadamente tóxico, os cuento como curiosidad que el arsénico se emplea en algunos medicamentos. Históricamente el arsénico se ha usado con fines terapéuticosprácticamente abandonados por la medicina occidental. Los antiguos observaron sus virtudes contra las toses pertinaces, afecciones de la voz y las disneas.
TrisenoxSe ha ido abandonando por su toxicidad pero recientemente se ha renovado el interés por su uso como demuestra el caso del trióxido de arsénico para el tratamiento de pacientes con leucemia promielocítica aguda.
El trióxido de arsénico pertenece a una clase de medicamentos llamados antineoplásicos. Actúa retardando o frenando el crecimiento de las células cancerosas.
Fijaos qué curioso que puede ser útil en eltratamiento del cáncer y al tiempo de lo que aquí tratamos es de su relación con varios tipos de cáncer.
Las conclusiones del trabajo del Centro Nacional de Epidemiología nos llevan a pensar que habría que controlar y limitar los niveles de arsénico en el suelo y en los alimentos.
Hace cinco años el autor del reportaje de El País informaba de que la Unión Europea estaba ultimando nuevos límites legales para este tóxico en alimentos, hasta entonces inexistentes. Ya se advertía de que el riesgo para la salud aumenta en bebés, más dependientes del arroz, en concreto por el consumo de potitos con dicho vegetal.
Al final, ha sido en junio de 2015 cuando la UE ha publicado nuevos límites de arsénico en los alimentos y en concreto en el arroz.
Algunos estudios de toxicidad del arsénico indican que muchas de las normas actuales basadas en las guías de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan concentraciones muy altas y plantean la necesidad de reevaluar los valores límites basándose en estudios epidemiológicos. El ahora publicado es un ejemplo.
http://www.migueljara.com/2016/08/22/relacionan-la-presencia-de-arsenico-con-el-cancer-el-arroz-en-el-punto-de-mira/

EL PAIS  -  CIENCIA

El elemento aparece de manera natural en el suelo, pero también por emisiones industriales


http://elpais.com/elpais/2016/06/28/ciencia/1467135035_604531.html






























22 ago. 2016

Laureano Molins: «Si la gente dejara de fumar, el cáncer de pulmón sería anecdótico»




 Barcelona.


–El cáncer de pulmón es una enfermedad con altos niveles de mortalidad y continúa siendo la principal causa de muerte por cáncer en el mundo, ¿a qué se debe?

–El cáncer de pulmón no es el más frecuente, como el de mama en mujeres y el de próstata en hombres, pero sí el que más mata. Y esto se debe a la baja posibilidad de intervenir a los pacientes. En España, por ejemplo, se diagnostican entre 20.000 y 25.000 casos al año y de esos sólo podemos operar alrededor de 5.000.

–¿Por qué es tan bajo el porcentaje?

–Básicamente porque el cáncer de pulmón se suele diagnosticar muy tarde. A siete de cada diez personas se les diagnostica el tumor cuando está avanzado y tiene una metástasis que ya ha invadido estructuras que no se pueden extirpar. La cirugía puede extraer partes afectadas del pulmón, de la pared torácica o del diafragma. Pero si el tumor ya ha invadido el corazón, los grandes vasos sanguíneos o las vértebras, la cirugía no está indicada.

–Entonces, ¿el gran problema para luchar contra el cáncer de pulmón es la falta de un diagnóstico precoz?

–Exactamente. Desde que acabé la carrera, en el año 1981, la esperanza de vida de estos enfermos es exactamente la misma que hoy en día. De 100 pacientes sólo continuarán con vida a los cinco años un 15%, y esto es debido al diagnóstico tardío de la enfermedad.

–¿Cómo podemos prevenirlo?

–Básicamente erradicando el tabaquismo. El 90 por ciento de los enfermos de cáncer de pulmón son fumadores o ex fumadores que han mantenido el hábito durante más de 15 años. Es cierto que se han extendido los programas de deshabituación del tabaco, pero todavía un tercio de la población española, alrededor de 15 millones, fuma. La mitad de ellos van a padecer cáncer de pulmón, de laringe, de vejiga (porque las sustancias tóxicas de los cigarrillos se eliminan también por este conducto), infarto de miocardio y falta de irrigación en las extremidades, por lo que en ciertos casos se tendrán que amputar. El que fume tiene que saber que tira una moneda al aire: si sale cara fallecerá por vejez, si sale cruz desarrollará una de estas enfermedades. Si la gente dejara de fumar, el cáncer de pulmón sería anecdótico.

–Si una persona decide dejar de fumar ¿hasta qué punto reduce la posibilidad de desarrollar un tumor en el pulmón?

–A partir de los 15 años de haber dejado el tabaco, empiezan a disminuir las posibilidades de sufrir esta enfermedad, pero el riesgo nunca desaparece del todo.

–Aparte del tabaquismo, ¿a qué factores puede deberse la aparición de los nódulos tumorales?
–Como he dicho, el 90 por ciento de los cánceres de pulmón están asociados al tabaco. Tan sólo el 10% restante tiene condicionamientos genéticos.

–¿A qué síntomas hay que estar atentos?

–El cáncer de pulmón no suele doler, lo hace si se ha filtrado a las costillas. Cuando aparecen los síntomas suele ser demasiado tarde para tratarlo
.
–¿Cómo ha evolucionado el perfil de los enfermos de cáncer de pulmón?

–Antes el 90 por ciento de los pacientes eran hombres y ahora el porcentaje se ha igualado con las mujeres. La mujer se incorporó más tarde al tabaquismo y ahora se están viendo las consecuencias. De hecho, en la actualidad, fuman más las chicas jóvenes que los chicos.

–¿Y las técnicas quirúrgicas para intervenirlo?

–Las técnicas de hoy en día son mínimamente invasivas, incluso se utiliza la robótica, por lo que la recuperación del paciente es mucho más rápida. Nada que ver con la cirugía de antes, cuando se hacía una incisión desde la espalda hasta el pecho para extirpar el tumor.

–Las mamografías, el tacto rectal y el test de sangre oculta en heces son pruebas que se han generalizado y han dado muy buen resultado para prevenir varios tumores. ¿No existe una prueba preventiva para el cáncer de pulmón?

–La realización de un TAC torácico de baja radiación una vez al año a la población de riesgo (fumadores o ex fumadores de más de 15 años que ocupen una franja de edad entre 55 y 75 años) permite diagnosticar el cáncer de pulmón en sus estados iniciales. Estudios americanos han demostrado que, con un TAC anual durante tres años, el número de muertes por cáncer de pulmón se redujo en un 20% respecto a los enfermos controlados durante el mismo periodo de tiempo con una radiografía de tórax. Pero esta prueba es muy costosa y Europa todavía no la ve rentable.



http://www.larazon.es/sociedad/laureano-molins-si-la-gente-dejara-de-fumar-el-cancer-de-pulmon-seria-anecdotico-MB11232619#.Ttt1eIRR2GQs6Ct



21 ago. 2016

Animales transgénicos, otra cruel y vil creación del hombre


Son diseñados por los hombres para explotar a los animales en pro de su beneficio. Esto es a lo que lleva el consumismo del ser humano y el daño de las industrias al enriquecerse a cualquier costo sin importarles la vida tanto del animal como la del ser humano. Nada en absoluto puede justificar este hecho sumamente cruel y vil.
¿Qué es transgénico?
-Los organismos manipulados genéticamente (OMG) también llamados “transgénicos” son organismos nuevos creados en laboratorio, cuyas características se han alterado mediante la inserción de genes de otras especies. Por ejemplo, se inserta el gen de resistencia al frío del salmón en papa para buscarle resistencia a heladas, o genes de bacterias en maíz para darle resistencia a ciertas plagas. Estas alteraciones no ocurren en la naturaleza, rompen las barreras naturales entre especies y traen muchos riesgos.

[VIDEO] Qué son los Transgénicos en 3 Minutos


¿Qué es un animal transgénico?
-Los animales transgénicos son aquellos que poseen un gen que no les pertenece La forma más sencilla para generar un animal transgénico es la que involucra el aislamiento del gen que se quiere introducir (al que llamaremos transgén), su clonación y manipulación para que pueda ser expresado por el organismo blanco, y su inserción en el organismo. Para lograr que todas las células del organismo expresen este nuevo gen, incorporamos dicho gen en un embrión en estadio de cigoto. Una vez seguros que el embrión incorporó el transgén, implantamos el embrión en un animal receptivo, que actúa como madre (en un procedimiento similar al de fertilización in vitro).
-Problemas de la transgénesis animal:
Hay bastantes problemas a la hora de introducir el transgén dentro de un genoma animal en el lugar y expresión del gen:- Metilación y falta de expresión.-Expresión variable.-Lugar de integración indeterminado(posición incorrecta).Además se encuentran algunos inconvenientes como:-Perjudican a los animales, partos difíciles y periodos de gestación largos.-Muy pocos fetos logran sobrevivir.-Las nuevas proteínas que se expresan provocan reacciones alérgicas , hipersensibles en personas.
-Los alimentos transgénicos son como su raíz lo dice trans- formados en su estructura genética con diversos propósitos y al ser asimilados en la digestión cuando los seres humanos los consumen, sus alteraciones tiene efectos en el ser humano, en algunos imperceptibles y en otros demasiado evidentes como cáncer, estomacal de colon, próstata entre otros, pues las funciones de alimentos alterados por ingeniería genética influyen directa o indirectamente en quien los come. Hay excepciones, por lo general esas alteraciones producen efectos nocivos en la salud pues no están perfeccionados los mecanismos de inversión genética.
Mira el siguiente documental sobre la utilización de la ingeniería genética en animales y plantas.


http://diarioecologia.com/animales-transgenicos-otra-cruel-y-vil-creacion-del-hombre/?doing_wp_cron=1470597897.7792150974273681640625

"Los laboratorios farmacéuticos se inventan enfermedades"



Joan-Ramon Laporte es jefe del servicio de farmacología del Hospital Vall d'Hebron. Es catedrático de farmacología en la UAB y dirige la Fundación Instituto Catalán de Farmacología.
«Los medicamentos son la tercera causa de muerte tras el infarto y el cáncer, según estudios hechos en EEUU. Cada año mueren 100.000 personas por errores de medicación, y 100.000 por efectos adversos».
«La implicación de los medicamentos en patologías comunes es muy importante. Los medicamentos producen enfermedades que no se distinguen de las otras. Te pueden producir un infarto de miocardio, o que te caigas y te rompas el fémur, o un ataque psicótico».
«Sólo en Cataluña hay entre 6.000 y 9.000 fracturas de cuello de fémur al año: entre el 13 y el 14% de ellas tiene que ver con el omeoprazol y medicamentos análogos. Dificulta la absorción del calcio y las personas que lo toman habitualmente desarrollan osteoporosis. Un 8,4% de las fracturas las producen medicamentos para dormir. Más de 300 tienen que ver con antidepresivos».
«La industria farmacéutica está medicalizándolo todo. Los laboratorios se inventan enfermedades, convierten la tristeza en depresión, la timidez en fobia social o el colesterol en una enfermedad. Los lobbys farmacéuticos promueven más mentiras que medicamentos. Dicen que son más eficaces de lo que realmente son».
«Aunque los permisos de comercialización los otorga la Agencia Europa del Medicamento, cada país puede decidir si financia un determinado medicamento. En España se financian todas las novedades. Por ejemplo, hay seis medicamentos anti-neoplásicos que Gran Bretaña ha rechazado financiar y que aquí se financian».
«Cuando un medicamento sale al mercado, es tan poco conocido, porque se ha estudiado tan poco, que no estamos seguros de que no pueda tener efectos indeseados graves».
«En España nos polimedicamos. Hace 15 años se daban entre 12 y 13 recetas por persona y año. Ahora, casi 20. Por lo menos la mitad de los medicamentos que tomamos son innecesarios. Hay gente que durante toda su vida toma medicación para dormir, sin embargo al cabo de tres o cuatro semanas el cuerpo ya lo ha asimilado y es tan eficaz como el placebo».
«Los laboratorios no dan acceso público a los ensayos clínicos. Tampoco se lo dan al sistema de salud. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios aprueba medicamentos sin ver los datos de cada uno de los pacientes que han participado en los ensayos».
«El tiempo que se tarda en retirar un medicamento porque produce efectos indeseados graves ha pasado de seis o siete años en 2004, a 12 o 14 años hoy en día. Cuesta mucho más retirarlos, y esto es por la creciente influencia de la industria sobre los sistemas de salud, tal como ha denunciado el Consejo de Europa».
http://www.elmundo.es/papel/historias/2016/06/06/57553abde5fdea8d528b4577.html