INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

28 nov. 2007

AVIDA promueve la creación de un censo de edificios que contengan amianto


Escrito por Fran Ricardo
martes, 27 de noviembre de 2007



También pide un mayor control de las empresas que lo manipulan



Desde el año 2000 la Asociación de Víctimas del Amianto lleva trabajando y luchando para que se reconozcan una serie de derechos a las personas afectadas por este material, prohibido desde el día 7 de diciembre de 2001 por sus consecuencias tóxicas. Desde entonces, son muchos los logros alcanzados por este grupo de ex trabajadores del amianto, pero aún son muchas, también, las reivindicaciones que siguen en el tintero.

Una de ellas, según los datos aportados por la Comisión nacional del amianto, es que el 75 ó 80 por ciento de los empresarios del sector incumplen la normativa (Real Decreto 396/2006) sobre la prevención del amianto en el ámbito laboral. Según Antonio Delgado, miembro de Avida, “el incumplimiento se inicia desde el momento en que los empresarios no se inscriben en un registro, el RERA, de empresas que manipulan el amianto, para que tengan que presentar un plan de trabajo y doten a sus trabajadores de medios de protección individual o mecánicos para el desempeño de su labor”. Se trata, para los miembros de la entidad, de una falta grave y con sanción, pero que además influye en la imposibilidad para cuantificar el problema o poder dimensionarlo, al no existir una base de datos al respecto”.

Por este motivo, entre sus principales reivindicaciones cobra especial protagonismo la necesidad de un seguimiento de la actividad actual con el amianto en lo que a prevención de riesgos laborales se refiere. Además, ese seguimiento debería extenderse a los trabajadores que en una etapa laboral han estado en contacto con el mineral y en la actualidad desempeñan otra labor sin constar en ningún registro como afectados. Una cifra que para los miembros de Avida ronda los 5.000 empleados.

Además, el pasado mes de junio, tras la última reunión del grupo de trabajo se instó a la directora general de Prevención, Esther Azorit, a que se solicitase a la Federación Andaluza de Municipios y Provincias la elaboración de un censo de edificaciones antiguas con amianto en su estructura. Un paso fundamental para comenzar a prevenir desde el principio, con el fin de que cuando se solicite una licencia de obras de derribo, esta deba contemplar un plan especial de actuación contra el amianto.

Por último, una de sus reivindicaciones históricas es que se reconozca la causa-efecto laboral en los familiares y personas cercanas a los trabajadores de este sector y a los que también se les ha detectado alguna enfermedad relacionada con la fibra del amianto. Esto supondría darle la categoría de problema de salud pública.

Según Avida, el amianto puede estar intrínseco en la actualidad en más de 1.000 productos (frenos, mangueras, materiales ignífugos o aislantes térmicos). El riesgo radica en una incorrecta manipulación de los mismos.

AfeccionesEl amianto puede provocar dos tipos de enfermedades. Por una parte, las consideradas como invalidantes: asbestosis, el mesotolioma de pleura, peritonedo y pericardio, el cáncer de pulmón o de laringe.

Por otra, las consideradas como no invalidantes, como las placas pleurales, engrosamientos pleurales, atelastasia, bronquiestasia, asma bronquial extrínseca o bronquitis. Aún cuesta relacionar estas dolencias con el amianto.

No hay comentarios: