INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

1 abr. 2008

Alerta con la artritis reumatoide juvenil

José Antonio Cetina Manzanilla

Es la enfermedad más frecuente de la infancia. Se caracteriza por dolor e inflamación de las articulaciones de curso crónico, la cual si no se identifica oportunamente causa daño articular y limitación funcional.

Esta enfermedad se presenta en la infancia, también se le identifica como artritis idiopática juvenil, término más amplio utilizado para describir artritis, inflamación y daño articular con engrosamiento de la membrana sinovial, la cual forma parte de la articulación. La membrana sinovial es una estructura delicada del tejido conjuntivo, la cual cubre internamente la cápsula articular. En condiciones normales no cubre el cartílago articular, pero cuando se inflama, lo cubre como un paño y erosiona al hueso, con aumento de líquido sinovial inflamatorio que pierde las características de lubricante de la articulación, la cual se distiende, se inflama y se pone caliente. Características de la artritis reumatoide juvenil: Se presenta antes de los 16 años de edad.

Inflamación de predominio articular.
Curso crónico.
Causa desconocida.
Mayor severidad cuando se inicia en los primeros años de la infancia.
Es diferente a la artritis reumatoide del adulto.
¿Quién la padece? Puede presentarse tanto en niños o en niñas de cualquier edad, sin embargo, es más común en niños pequeños de dos a tres años de edad y durante la etapa temprana de la adolescencia.

Ciertos subgrupos o subtipos tienen una mayor frecuencia en niños que en niñas.

¿Qué causa la artritis reumatoide juvenil? Su causa es desconocida, pero parece ser el resultado de la combinación de factores genéticos, mecanismos inmunológicos, infección y exposición a agentes ambientales como virus, bacterias, que pueden ser el detonador de la enfermedad en niños con predisposición genética.

Se clasifica de acuerdo al número de articulaciones afectadas durante los primeros seis meses de la enfermedad y el compromiso de otros órganos: Oligoarticular: Es la forma más frecuente de la artritis reumatoide juvenil, se presenta aproximadamente en el 50% de los casos y se afectan cuatro o menos articulaciones, con frecuencia se acompaña de inflamación en los ojos (uveítis).

Poliarticular: Afecta cinco o más articulaciones y existen dos subtipos caracterizados por la presencia o ausencia del factor reumatoide. Cuando es positivo la enfermedad se presenta en mayor frecuencia en niños, habitualmente alrededor de los ocho años; pero cuando el factor reumatoide es negativo puede presentarse a cualquier edad incluso antes del primer año de vida, predominando en el sexo femenino.

Sistémica o generalizada: Se presenta en el 10 al 20% de los casos y se caracteriza por fiebre elevada, aumento de leucocitos y anemia, alteraciones en la piel (Rash) e inflamación de otros órganos.

¿Cómo se establece el diagnóstico de artritis reumatoide juvenil? Es indispensable una historia clínica y examen físico completo, deben de solicitarse pruebas de laboratorio para medir la actividad inflamatoria y determinar si algún marcador de la artritis está presente. Las radiografías de las articulaciones afectadas permiten evaluar el daño articular y la progresión de la enfermedad.

La artritis de los niños tiene mucha semejanza con el dolor articular producido por enfermedades infecciosas cierto tipo de enfermedades malignas y otras que afectan el hueso o de causa inflamatoria, por lo que el diagnóstico diferencial con esas entidades es indispensable.

Tratamiento Los medicamentos disponibles ayudan a disminuir la intensidad de los síntomas, el dolor articular, el entumecimiento o engarrotamiento matutino pero es necesario el empleo de medicamentos que modifiquen o detengan el curso de la enfermedad para prevenir o impedir el daño articular. La terapia ocupacional puede ayudar a mantener el rango de movimientos de la articulación y permite a los niños participar en las actividades de la escuela y del hogar.

Más información a los teléfonos
925 20 56; 925 40 48 y 943 51 70.
Mérida, Yucatán, abril de 2008.

No hay comentarios: