INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

27 feb. 2012

Vivir con fibromialgia


Publicado February 22, 2012


 Muy pocas personas esperan la vejez, en gran medida por lo que la misma puede implicar en el organismo humano. Aunque ciertos trastornos se asocian con la población anciana, las mujeres maduras le están prestando cada vez más atención a la fibromialgia, una enfermedad que afecta a cerca del 4 por ciento de la población estadounidense, y al 1 por ciento de los residentes de Inglaterra.  Statistics Canada indica que a 390,000 canadienses se les ha diagnosticado fibromialgia.
Si bien tales cifras con considerables, podría haber más personas que padecen de fibromialgia. Esto se debe a que la fibromialgia, a pesar de su predominio, sigue envuelta en el misterio. Lo que se conoce es que la enfermedad afecta principalmente a las mujeres, y se caracteriza por un dolor generalizado en todo el cuerpo.
Las personas que padecen de fibromialgia sufren dolor como respuesta a estímulos que para otras personas no son dolorosos. Los expertos suponen que los niveles elevados de una señal química particular de los nervios, conocida como sustancia P, podría ser la causante de esa afección. También existen evidencias de que mayor cantidad de factor de crecimiento en el líquido espinal, así como una disminución de la serotonina en el cerebro podrían ser otras influencias.
El Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueletales (National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Disease) afirma que los acontecimientos estresantes o traumáticos como accidentes vehiculares, enfermedades, ciertos trastornos y las lesiones repetitivas, podrían estar vinculados con la aparición de la fibromialgia.
El dolor ocasionado por la fibromialgia puede ser generalizado, y afecta con frecuencia el cuello, hombros, brazos, parte superior de la espalda, pecho y nalgas. Es posible que ciertos puntos más sensibles experimenten más dolor que otros, indicadores de que el trastorno es la fibromialgia. Otros síntomas de la misma son la fatiga, insuficiencia de sueño sin movimientos rápidos del ojo (REM), ansiedad, falta de memoria y síndrome de intestino irritable.
Para lograr un diagnóstico adecuado, es importante hablar de todos los síntomas con el médico. Cada paciente es único, y los síntomas pueden aparecer y desaparecer.
La Clínica Mayo identifica ciertos factores de riesgo que incrementan la probabilidad de padecer fibromialgia.
* Género: las mujeres son más propensas a la fibromialgia que los hombres. Se cree que las hormonas reproductivas femeninas pudieran desempeñar un papel en la percepción del dolor.
*Enfermedades reumáticas: una historia clínica de artritis o lupus podría incrementar el riesgo de fibromialgia.
* Historia familiar: los miembros de la familia que padecen de fibromialgia podrían transmitir el trastorno por vía genética.
Para llegar al diagnóstico es necesaria una serie de pruebas y preguntas. El Colegio Americano de Reumatología (American College of Rheumatology) creó ciertos criterios para el diagnóstico, entre los que figuran el dolor generalizado que dura por lo menos tres meses, además de once zonas adoloridas del cuerpo de unas dieciocho posibles. Algunos médicos la diagnostican con criterios menos exigentes.
El tratamiento es un método personalizado, en dependencia de los síntomas, y puede consistir en analgésicos que reducen el dolor, antidepresivos para aliviar la fatiga y el insomnio, y medicamentos anticonvulsivos que también pueden reducir el dolor. La terapia física y mental también alivia el estrés, que aparentemente exacerba los síntomas. Algunas personas podrían aliviarse con el uso de terapias alternativas como yoga, masajes y acupuntura.
Aunque no existe cura para la fibromialgia, un diagnóstico exacto y un plan de tratamiento apropiado contribuyen a aliviar la multitud de síntomas que acompañan la enfermedad.

No hay comentarios: