INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras enfermedades emergentes que actualmente también se les denomina "enfermedades raras".

26 dic. 2016

Un fármaco desarrollado en el Clínic protege el cerebro tras el ictus

  • La sustancia es especialmente eficaz en combinación con la trombectomía, que consiste en extraer coágulo mediante un catéter





Un fármaco desarrollado en el Clínic protege el cerebro tras el ictus
El ácido úrico neutraliza los radicales libres, son sustancias tóxicas clave en los daños cerebrales causados por el ictus (stockdevil / Getty Images/iStockphoto)



                             En estos momentos la única terapia aprobada para tratar el ictus en su fase aguda – justo después de que el trombo obstruya una arteria y deje sin riego sanguíneo una parte del cerebro – es la eliminación del coágulo. Ahora, un fármaco desarrollado en el Hospital Clínic de Barcelona abre la puerta a una nueva forma de combatir la enfermedad protegiendo el cerebro. La sustancia, llamada ácido úrico, multiplica por seis las probabilidades de que una parte de los pacientes se recuperen hasta dejar de ser dependientes, según publica esta semana la revista International Journal of Stroke .
El fármaco neutraliza los llamados radicales libres, que son una de las causas más importantes de daño a las neuronas durante el ictus, según director de la unidad de ictus del Hospital Clínic y autor principal de la investigación. Cuando un coágulo interrumpe el flujo sanguíneo en una arteria del cerebro, la falta de oxígeno provoca que se generen radicales libres, que son altamente oxidantes y destruyen los componentes de las células en una reacción en cadena.
Además, aunque reabrir las arterias cerebrales con rapidez es imprescindible para salvar a los pacientes, el repentino retorno del flujo tiene un inconveniente: el regreso del oxígeno y los nutrientes de la sangre a la zona afectada agrava temporalmente la situación, ya que generan más radicales libres, argumenta Chamorro.

El ácido úrico multiplica por seis las probabilidades de un buen pronóstico en pacientes tratados con trombectomía
El ácido úrico multiplica por seis las probabilidades de un buen pronóstico en pacientes tratados con trombectomía (stockdevil / Getty Images/iStockphoto)
El ácido úrico, por su parte, tiene una gran capacidad para eliminar esos radicales libres, ya que es un antioxidante. Fue por eso que en 2012 se puso en marcha un ensayo clínico que implicó a 421 pacientes, coordinado por el grupo de Chamorro. En él, se administró ácido úrico juntamente con el tratamiento que se inyecta habitualmente para eliminar el trombo y restaurar el flujo sanguíneo. Pero los resultados iniciales no fueron los esperados: en global el ácido úrico no mejoró el pronóstico de los afectados.
Nuevas esperanzas
Sin embargo, el nuevo análisis publicado esta semana aporta nuevas esperanzas. En él, los investigadores han seleccionado los pacientes del ensayo clínico a los que se les practicó una trombectomía mecánica, que consiste en extraer el coágulo mediante un catéter. Este tratamiento es más eficaz en personas en las que el trombo ocluye grandes arterias cerebrales, y durante el estudio se aplicó a 45 pacientes que no respondían a la terapia convencional.
En este grupo, el ácido úrico sí se ha demostrado eficaz: el 67% de los enfermos tratados con esta sustancia lograron volver a ser independientes a los tres meses, mientras que de los que recibieron placebo sólo lo consiguieron el 48%. Al corregir las estadísticas teniendo en cuenta otros factores que podían divergir en ambos grupos, los investigadores determinaron que el tratamiento multiplica por seis las probabilidades de que los pacientes tengan un buen pronóstico.
“Según los resultados de los ensayos clínicos de trombectomía, un 57% de las veces esta técnica no cura a la gente”, declara Chamorro. Aunque sea mejor que el tratamiento convencional en muchos pacientes, dista de ser la panacea. Para Chamorro, una de las razones podrían ser los radicales libres que se producen al restaurar el riego sanguíneo.
La clave de los beneficios del ácido úrico parece estar en proteger el cerebro de los radicales libres que se generan al restaurar el flujo sanguíneo
¿Y por qué el ácido úrico protege mejor precisamente a los pacientes tratados con trombectomía? “Conseguimos reabrir las arterias en un 75% de ellos”, responde el médico investigador; algo que sólo se logra como máximo un 35% de las veces con el tratamiento convencional. La clave de los beneficios del ácido úrico parece estar ahí, en proteger el cerebro de los radicales libres que se generan al restaurar el flujo sanguíneo. Ya que en el ensayo clínico general la eficiencia de reapertura de las arterias era menor, el efecto del ácido úrico no era tan visible, según los investigadores.
“Los hallazgos de este estudio son muy excitantes”, afirma Chamorro, que destaca además que el fármaco es totalmente seguro. Actualmente su equipo está buscando financiación para poder empezar la tercera y última fase de ensayo clínico. Así podrán comprobar la eficiencia del ácido úrico en un número mayor de pacientes para que las autoridades decidan si debe ser aprobado.
Ácido úrico, cuestión de equilibrio
El fármaco desarrollado por el Hospital Clínic es en realidad una sustancia que genera nuestro propio cuerpo cuando recicla los bloques que forman el ADN. El ácido úrico es conocido sobre todo porque cuando se acumula en exceso puede provocar gota y enfermedades del riñón. Curiosamente, según explica Chamorro, los grandes primates somos los únicos mamíferos que acumulamos esta sustancia. “La razón que han dado algunos científicos es que es un mecanismo adaptativo de respuesta contra el envejecimiento celular” por sus cualidades antioxidantes, argumenta el médico.
http://www.lavanguardia.com/ciencia/cuerpo-humano/20161223/412837414105/farmaco-clinic-protege-cerebro-ictus-acido-urico.html?utm_medium=Social&utm_campaign=Echobox&utm_source=Twitter&utm_term=Autofeed#link_time=1482534099