INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

24 jun. 2007

DERRIBO EDIFICIO DE CARCESA

Utilizarán 100 kilos de goma dos en el derribo de un edificio de Carcesa


hoydigi@l



Montañas de escombros alrededor del edificio que se poryecta volar con explsivo.


CELIA HERRERA/MÉRIDA



La antigua fábrica de Carcesa, símbolo de la potencia industrial de Mérida durante buena parte del siglo pasado, desaparece estos días entre nubes de polvo y el ruido de las gigantescas máquinas que destruyen sus edificios reduciéndolos a escombros. Toda la operación está presupuestada en 1,2 millones de euros.



Una empresa especializada en derribos de gran magnitud, Volconsa, es la encargada de demoler y retirar los 300.000 metros cúbicos de edificaciones que formarán parte de la historia para dejar paso al futuro desarrollo urbanístico de los terrenos aledaños al Palacio de Congresos, donde la unión de empresas 'Jardines del Guadiana' construirán casi un millar de viviendas.



Por el momento, el derribo se realiza de forma lenta, pero sistemática. Mientras, se preparan los detalles de la parte más espectacular del proyecto: la voladura controlada del antiguo edificio frigorífico de la fábrica, de 40 metros de altura y una robusta estructura, en cuya demolición se emplearán 100 kilos de goma dos.






Medidas de seguridad




La voladura está pendiente de las autorizaciones de la Delegación del Gobierno y de la organización del dispositivo policial de vigilancia y control de las operaciones.
También es pertinente la autorización de Renfe, debido a que las vías del tren pasan cerca de la zona.
La compañía ferroviaria también destinará vigilantes a controlar la línea ferroviaria en el momento de la explosión para impedir el paso accidental e imprevisto de algún tren.
Juan José Anaya, responsable de Volconsa, explica que este tipo de demolición se realiza siguiendo estrictas medidas de seguridad, sin que haya posibilidad de robo o sustracción de parte del material explosivo.
De hecho, la goma dos que sobre y que no se emplee en la operación, será destruida delante de agentes de la Guardia Civil, según comenta el experto en demoliciones.






La retirada de amianto




El responsable de Volconsa destaca que esta demolición, además de por su gran magnitud, se diferencia de otros trabajos por un hecho especial: la necesaria aplicación de medidas especialísimas para proceder a la retirada de 13.000 metros cuadrados de placas de amianto, un material altamente cancerígeno, cuya manipulación, transporte y reciclaje están regulados por ley y siguiendo unos escrupulosos criterios de seguridad.

En la retirada de las placas de fibrocemento que se encuentran en la cubierta de algunas edificaciones trabajan ocho operarios especializados, que cuentan con una especial formación para ello, protegidos además con unos trajes de buzo que les cubre todo el cuerpo y unas máscaras para las vías respiratorias.

Su jornada laboral no puede prolongarse más de cuatro horas al día, y cada vez que terminan su trabajo deben pasar por unas cabinas de limpieza especiales en las que se va aspirando de forma progresiva cualquier residuo de las sustancias volátiles del amianto que se hubieran desprendido durante las operaciones de desmontaje de las placas.
Todo el material es luego embalado y almacenado en una zona especial y protegida antes de su transporte a un centro de reciclaje de amianto situado en la provincia de Córdoba.
El desarrollo de estas operaciones ha requerido la redacción de un Plan Especial presupuestado en 126.000 euros, y que complementa el Estudio de Seguridad y Sanidad que se ha elaborado de forma paralela al proyecto de demolición.

Por el momento, ya se ha derribado el 40% del volumen edificado, aunque sólo se han retirado el 20% de los residuos que esta demolición va generando, y que son de tres tipos: los contaminantes, como el amianto, y los restos de aceite y de gasoil que son recogidos por unas máquinas especiales; medio millar de toneladas de estructuras metálicas, que se reciclarán; y unos 100.000 metros cúbicos de bloques de cemento y ladrillo que se transportarán a diversos vertederos autorizados de la ciudad.


http://www.hoy.es/prensa/20070620/merida/utilizaran-kilos-goma-derribo_20070620.html



No hay comentarios: