INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

4 oct. 2007

LA PALIZA MISTERIOSA



En tiempos de estrés como éstos, aparecen raras y persistentes dolencias que empobrecen la calidad de vida. La fibromialgia es una enfermedad crónica que pocos médicos saben diagnosticar y que se caracteriza por la presencia de molestos dolores musculares, cansancio, depresión y trastornos del sueño.

Todo ser humano ha despertado alguna vez con la desagradable sensación de haber sido atropellado por una gandola anchi-larga; el cuerpo está profundamente adolorido tras un pésimo descanso y el ánimo para levantarse de la cama anda a ras del suelo. El asunto pudiera ser comprensible si es la jornada siguiente a una intensa actividad física, pero si no tiene razón aparente y se convierte en cuestión de todos los días, puede ser que entre en la lista de enfermedades certificadas por la medicina contemporánea.

Cuando este patrón se repite constantemente junto a otros síntomas como dolores de cabeza, mareos y hasta problemas digestivos, se puede estar en presencia de un cuadro de fibromialgia. El neurólogo Isaac Mosquera, del Instituto de Neurología y Neurociencias Aplicadas, explica que ésta es una enfermedad crónica que puede clasificarse entre las patologías neuromusculares y reumáticas, y viene dada por un déficit de serotonina, un neurotransmisor esencial para la sensación de bienestar. El término fibromialgia significa dolor en los músculos y en el tejido fibroso, ligamentos y tendones.

De todas las señales que delatan la presencia de este padecimiento, las más sensibles son estos dolores musculares –que algunos describen como una sensación de quemazón– en diversas zonas y una gran fatiga. Además puede haber rigidez generalizada (usualmente al levantarse en las mañanas), así como sensación de hinchazón en manos y pies, hormigueos, cansancio durante todo el día y poca tolerancia al esfuerzo físico.

“La gente dice que se siente como si le hubiesen dado una paliza; que le duele todo. Como consecuencia, hay poca disposición a hacer ejercicio, con lo cual la resistencia al esfuerzo disminuye aún más y la masa muscular se empobrece”, indica Mosquera. Los síntomas pueden variar con relación a la hora del día, el nivel de actividad, los cambios climáticos, la falta de sueño y la cantidad de estrés. La ansiedad y la depresión aparecen con más frecuencia en la fibromialgia que en otras enfermedades dolorosas como la lumbalgia o la artritis reumatoide.

ODISEA CLÍNICA.

Una de las peculiaridades de la fibromialgia es el largo recorrido clínico que sus víctimas suelen transitar para dar con la causa de sus achaques. “Actualmente es una enfermedad poco conocida porque la mayoría de los médicos no tiene el entrenamiento necesario para identificarla; fue reconocida por la Organización Mundial de la Salud recientemente y hasta ahora no forma parte del pensum de estudios de medicina. Hoy se considera como una entidad clínica, una enfermedad orgánica que requiere tratamiento médico. Por eso es importante educar al paciente para que pueda entender cuáles son los síntomas y asista al médico correcto”, apunta el experto.

Las características de la fibromialgia no facilitan esta tarea. Mosquera señala que sus síntomas confunden a los galenos porque casi todos son comunes a otras patologías. Los resultados de las radiografías y los exámenes reumáticos que se practican siempre salen normales, y aunque sirven para descartar otras enfermedades, no son precisamente los que revelan las tensiones musculares que la fibromialgia produce. Así, entre malestares tan dispares, el rosario de consultas de distintas especialidades –sin soluciones eficaces– suele ser moneda corriente entre quienes la padecen.

“El paciente no puede creer que haya gastado tanto en médicos y pruebas y que le digan que no tenga nada, cuando él sabe que no se siente bien. En el camino a veces se pierde muchísimo tiempo, dinero y calidad de vida; con un diagnóstico errado, el individuo no mejora. Es el típico paciente que se deprime y se frustra, gasta mucho en medicamentos que no sirven para lo que él tiene y se cansa de dar tumbos de médico en médico. Algunos pasan por la medicina alternativa, y como tampoco les resuelve mucho, no saben qué hacer”.

Para tratar el problema, los especialistas indicados son los neurólogos y los reumatólogos. Mosquera explica que existe un cuestionario especial para interrogar a los pacientes y descartar la presencia de esta patología. “Dependiendo de las respuestas, se detectan estos síntomas de dolor crónico. Luego se procede al examen físico, en el que el médico toca en el cuerpo del paciente puntos específicos en los que pudieran presentarse los dolores propios de la fibromialgia”.

Si el médico encuentra que 11 de ellos –o más– duelen, ya se puede hacer el diagnóstico. “Se han desarrollado otros exámenes más específicos, pero sólo se hacen en laboratorios sumamente especializados, cuestan muchísimo dinero y la mayoría de las veces no se justifican porque sólo confirman los hallazgos que ya arroja el examen de estos puntos”, acota el experto.

¿QUIÉNES LA PADECEN?.

Se estima que entre una y tres personas de cada 100 sufren de fibromialgia. Mosquera señala que este problema se clasifica en dos tipos principales: la fibromialgia primaria, que se produce por un déficit de serotonina ocasionado por el estrés, y la secundaria, que está asociada a otras enfermedades que afectan la producción y asimilación de esta sustancia.

La fibromialgia primaria suele presentarse con mayor frecuencia en personas entre los 20 y 50 años, que están bajo constante presión y trabajan en exceso. “Usualmente también utilizan la noche para trabajar, que es el momento en que el cuerpo repone esa serotonina en la etapa más profunda del sueño; pero como duermen poco o muy superficialmente, entonces no producen este neurotransmisor tanto como deberían. Se quejan de que se levantan más cansados de lo que se acuestan”.

Así se va produciendo un déficit bioquímico que, a la larga, se puede traducir en una enfermedad como ésta. ¿Pero por qué no todas las personas que trabajan mucho tienen este problema? El especialista expone que hay un rasgo de tipo de personalidad inherente al individuo, “un factor genético que viene con una alteración en la que la serotonina tiende a verse disminuida; paralelamente, la forma de ser acentúa este problema en el tiempo”.

Mosquera acota que la fibromialgia se ve mucho en gente joven, “más en la mujer que en el hombre, porque ella está sometida a mayores responsabilidades: a veces se reparte entre los estudios, el trabajo, los oficios de la casa, un marido y unos hijos que atender; todas esas son tareas que la llevan a trabajar más de las horas normales o descansar menos de lo deseable. Pasa mucho en esa gente que está en diferentes mundos al mismo tiempo, tratando de resolver todo a la vez. Son eficientes hasta un límite; hasta que el cerebro haga una disminución brusca de la serotonina y pueda haber una presentación abrupta o severa del cuadro”.

Por otra parte, cualquier enfermedad crónica que pueda afectar la dinámica de la serotonina puede desencadenar una fibromialgia secundaria. Los pacientes diabéticos, con Parkinson o con artritis reumatoidea pueden presentar problemas con neurotransmisores como éste. “Por eso a veces se confunde la fibromialgia con los dolores de la artritis, y como es difícil diferenciarlos, la persona puede empezar a tomar antirreumáticos. Son dolores diferentes y éstos los alivian por muy poco tiempo”. Una vez hecho el diagnóstico correcto, la mitad de la batalla está ganada.

HORA DE SOLUCIONES.

Para los sujetos estresados, es muy importante tomarse la vida con más calma. “Hay que definir bien lo que es el estrés. La gente lo entiende como una enfermedad psicológica, cuando realmente es una condición fisiológica presente en todos los seres vivos: una reacción ante una amenaza para defenderse”. Lo que no es normal es vivir siempre amenazados por cualquier cosa, “por el trabajo, por el dinero, por la situación del país. Así el individuo no duerme bien, y al no hacerlo no produce la serotonina necesaria”. Lo que se recomienda preventivamente a este tipo de personas es aprender a tener un poco más de elasticidad al enfrentar las situaciones cotidianas.

Los pacientes con fibromialgia se tratan ambulatoriamente y no requieren hospitalización. En Venezuela se creó el primer protocolo de tratamiento de esta enfermedad a escala mundial. “Ya tenemos 10 años de experiencia estudiando este problema, y llevamos unos 400 pacientes atendidos con un 98% de mejoría en 15 días; estos hallazgos van a ser publicados en un congreso internacional de enfermedades neuromusculares para que pueda ser utilizado por la mayoría”, indica Mosquera.

Este protocolo hace uso de recursos farmacológicos y fisioterapéuticos. Los objetivos van dirigidos a aliviar el dolor y aumentar los niveles de serotonina. “La idea es atacar el problema con un equipo multidisciplinario en la primera fase. Se recetan los fármacos correspondientes y se hacen masajes y bloqueos de esos nervios inflamados dentro de la masa muscular. Se acondiciona físicamente al paciente para un programa de ejercicios de por vida que no es forzado, sino de relajación y de movilización de todas las articulaciones. Una vez que el paciente logra esto, que aprende técnicas de relajación y ya puede dormir mejor, entonces ya tiene bajo control la enfermedad”, asegura el experto. Para más información, se puede visitar la página web: http://www.innap.com/.

http://www.el-nacional.com/revistas/todoendomingo/todo161/salud.htm







4 comentarios:

Diana Puig dijo...

Hola Carme, como ya te dije trabajo en un Mutua, donde tenemos una sala de rehabilitación y viene mucha gente con dolencia varias, con tu permiso he imprimido en una hoja de Word tú página Web con el dibujo que la representa y para quien va dirigida tal y como tú lo expones.

En caso de que exista algún inconveniente ruego que me lo digas, ya que la quisiera utilizar para exponerla en algunos centros donde seria muy necesaria.

Gracias por todo, y enhorabuena de nuevo por el gran trabajo que realizas es de agradecer.
Un abrazo.

Diana Puig dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
carme manresa dijo...

Hola Diana, no tengo ningún inconveniente en lo que tú me indicas, al contrario, te agradezco el interés que muestras por nuestra problemática.

Si tú o alguien tiene alguna duda o necesitais alguna aclaración o queréis comunicarme algo, ya sabes que puedes ponerte en contacto conmigo en

cmanres@gmail.com

Ah, una aclaración, la web no es mía.

La web se creó para esta "campaña de envíos de emails a Instituciones", al mismo tiempo de continuar con la recogida de firmas que ya se había puesto en marcha anteriormente.

Este movimiento lo estamos intentando llevar a cabo unas fibromialgicas un poco inconformistas que intentan colaborar en el reconocimiento de nuestra enfermedad y en la obtención de nuestros derechos.

Bueno Diana, gracias por todo, y ya sabes donde encontrarme.

Besos

m dijo...

Hola ya ven que dia es hoy y lo llevo fatal hace 15, sin tregua.tengo fibromialgia ....quisiera saber como participar en esta campaña (que podria ayudar?)y tambien saber en venezuela donde dan esos tratamientos que habeis hablado aqui mi correo es: agarimosa.mat@gmail.com. Gracias de antemano y no duden en contactarme aun asi sea solo para hacernos compañia y darnos fuerza.Felicitaciones por vuestro trabajo y un abrazo caluroso para un año que coemienza y ojala den con algo que nos ayude a una aceptable calidad de vida.
attmt Maty