INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

10 nov. 2007

Botox para el dolor de hombro



Congreso estadounidense de reumatología


Se trata de una nueva terapia para pacientes con artrosis



BOSTON (De un enviado especial).- La toxina botulínica -o Botox, más comúnmente- no sólo borra las arrugas que en el rostro va dejando el paso de los años. Un estudio presentado en el LXXI Encuentro Científico Anual del Colegio Estadounidense de Reumatología, que se realiza en esta ciudad, sugiere que esa popular toxina también permitiría que las articulaciones se "sintieran" más jóvenes.

Investigadores de la Universidad de Minneapolis usaron toxina botulínica tipo A en pacientes con dolor crónico de hombro, causado por artrosis u osteoartritis, que no respondían a las medicaciones habituales y que tampoco eran buenos candidatos para una artroplastia de hombro. Y los resultados fueron alentadores: el 38% de los pacientes que recibieron sólo una inyección intraarticular de la toxina en los hombros obtuvieron un alivio significativo del dolor y una mejoría de la función articular, mientras que sólo el 9% del grupo placebo obtuvo esa mejoría.

"Este estudio provee evidencia preliminar sobre la efectividad de las inyecciones de toxina botulínica para el alivio del dolor articular de hombro", declaró el doctor Jasvinder Singh, autor principal del estudio y profesor de medicina de la Universidad de Minneapolis.

La toxina botulínica es una neurotoxina que se utiliza también para el tratamiento de diversas afecciones -como el estrabismo, el blefaroespasmo, la distonía, la espasticidad o la hiperhidrosis-, y que inhibe temporalmente las señales nerviosas que permiten la contracción muscular. En los pacientes con problemas articulares, el mecanismo de acción sería otro.

El equipo postuló que, al inyectar toxina botulínica en las articulaciones, los nervios de las articulaciones reducirían la liberación de ciertas proteínas. Esto permitiría obtener el efecto analgésico en la articulación en pacientes que sufren enfermedades como la artrosis y que no responden a los tratamientos convencionales, como los corticosteroides o los analgésicos.

Ahora, según Singh, "se necesita un estudio clínico más sofisticado, amplio, multicéntrico y aleatorio para evaluar la eficacia, la seguridad, la acción y la dosis óptima de esta nueva opción terapéutica". Sebastián A. Ríos

Sábado 10 de noviembre de 2007

Sebastián A. Ríos

No hay comentarios: