INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

12 nov. 2007

Elaboran un estudio que pretende demostrar la relación entre el dolor físico y la depresión

El psicólogo Sergio Garrido experimenta con la máquina usada para el estudio. /FRANCIS J. CANO



Enfermos de la Asociación de Fibromialgia de Jaén se están sometiendo a pruebas por parte de psicólogos de la UJA para avanzar en un proyecto que pretende mejorar su calidad de vida

El dolor es el dolor y provoca sufrimiento a cualquier persona que lo padezca. Pero para quienes tienen la desgracia de tener que convivir con él cada minuto de cada día y todos los días de su vida, como es el caso de los enfermos de fibromialgia, hay diferentes formas de aceptarlo, asimilarlo y afrontarlo.

Quienes consigan llevarlo con un buen estado emocional tendrán seguro una mejor calidad de vida que quienes lo afronten con depresión, el problema es que, según apunta un estudio que está realizando el departamento de Psicología de la Universidad de Jaén, en colaboración con la Universidad de Munich, en la Asociación de Fibromialgia de Jaén (Afixa), cabeza y cuerpo van unidos y las personas que padecen esta enfermedad, en las que los dolores son constantes, son mucho más propensas a sufrir estados de ansiedad, estrés o depresión.

Es una conclusión que ya muchos podrían imaginar. Pero cuando esté demostrado con datos exactos puede suponer un importante avance para los pacientes. «Supondrá dar un paso más en la comprensión del dolor y se demostrará a los pacientes que existe una relación entre lo que le ocurre a nivel físico y la forma de asumirlo que tenga a nivel emocional», dicen los psicólogos que están colaborando en el proyecto, Sergio Garrido y Ángeles Pulgar, que están bajo la supervisión del profesor Gustavo Adolfo Reyes.



Aunque ojo, hay que tener mucho cuidado para no confundir términos. Y eso lo quiere dejar claro la presidenta de la Asociación de Fibromialgia, Maribel Garrido, que aclara que ya se demostró hace mucho tiempo que la fibromialgia es una enfermedad física, no tiene un origen psicológico como se creyó en los inicios de esta patología, sino que este estudio que demuestra que el dolor influye a nivel psicológico puede aplicarse a cualquier otra enfermedad donde el dolor esté presente.



Máquina
El caso es que hasta la Asociación de Fibromialgia han trasladado una máquina que consigue un registro electrofisiológico y han pedido algunos de los asociados, en este caso, más bien asociadas porque la fibromialgia afecta principalmente a las mujeres, que se sometan a una serie de experimentos. Y lejos de poner pegas, «nos lo hemos tomado con mucha ilusión todo lo que pueda suponer ayudar para conseguir alguna conclusión que avance en nuestra enfermedad nos parece bien», explica la presidente.
Así, los psicólogos han cogido una muestra de 30 personas sanas y 30 personas con fibromialgia y han realizado con ellos dos pruebas fundamentales, la primera una entrevista personal con los psicólogos y la segunda, el paso por la máquina. Se trata de poner sensores en varias partes del cuerpo de la paciente y ver sus reacciones físicas ante situaciones de estrés emocional y ante pruebas de dolor, como pueda ser meter una mano en un cubo de agua helada.
Aunque, como hemos dicho antes no hay resultados definitivos, las pre conclusiones hablan de que «ante pruebas de estrés emocional se ve que están mucho más limitadas», es decir, se agobian antes, y además, «tienen menos tolerancia al dolor que una persona sana».
El hecho es que una vez que el estudio concluya, la asociación espera que con los datos en la mano la Administración se de cuenta de que son necesarias ayudas para poder tener a un equipo de psicólogos que ayude a los 650 asociados que hay en la provincia a entender el dolor y a sobrellevarlo, para mejorar la calidad de los enfermos, aunque para empezar la asociación espera que a nivel público alguien se comprometa con ellos para por lo menos tener una sede para la misma, «porque ahora mismo estamos de prestado».
11.11.07 -
LORENA CÁDIZ


1 comentario:

Aurora dijo...

Un artículo muy interesante.Como siempre nos traen excelente información.besos