INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

29 abr. 2008

Fibromialgia, el dolor que no da la cara


IVONNE GOMEZ
El Nuevo Herald

AUNQUE LAS PRUEBAS DE LABORATORIO NO ALCANZAN A DETECTARLO, SE SABE QUE SEIS MILLONES DE ESTADOUNIDENSES PADECEN ESTE DOLOR CRONICO


``Imagina que amaneces con la sensación de que fuiste duramente apaleada. La noche la pasaste en vela. Te levantas entumida, con intenso dolor en todo el cuerpo, y empiezas el día agotada y aturdida''.

``Ahora imagina que esto te sucede todos los días, todas las noches y todos los meses. Ya visitaste varios médicos, te sometiste a múltiples estudios y tratamientos y no encontraste mejoría''.

``Si puedes imaginar esta insoportable situación, entenderás el sufrimiento de las personas con fibromialgia...''

Con esta descripción de lo que llama ''la epidemia dolorosa del siglo XXI'' inicia el doctor Manuel Martínez Lavín su libro Fibromialgia, el dolor incomprendido, editado por Aguilar y que recién ha llegado a las librerías.

Aunque cada día se habla más de esta enfermedad, aún resulta imposible descifrarla.

Más de seis millones de personas en Estados Unidos la padecen y un noventa por ciento de ellas son mujeres.

A menudo los pacientes se quejan de dolor crónico y de fatiga por años antes de que sean diagnosticados. Esto es así porque no existen pruebas de laboratorio o de otro tipo que indiquen su desarrollo. Y como todos los resultados de laboratorio son normales, pero la persona se sigue quejando de las molestias, es posible que algunos médicos concluyan que el paciente no tiene nada, o que se confundan con otras enfermedades.

''Es una enfermedad que se presenta desde hace mucho tiempo, pero recién hace pocos años se le dio un nombre a ese conjunto de síntomas'', dice el doctor Carlos Alonso, reumatólogo del Mercy Hospital.

En términos generales, existe un perfil de la persona con fibromialgia: un dolor generalizado que se ha sufrido por más de tres meses, fatiga constante, sueño no reparador, problemas de memoria y sensación de pinchazos, hormigueo o ardor en brazos y piernas, entre otros.

''La fibromialgia es una alteración de la percepción del dolor en el cerebro'', indica Alonso.

''Lo que para un persona normal puede ser una leve presión en el brazo, para la persona con fibromialgia el mismo estímulo puede causarle mucho dolor'', ejemplifica.

Pero, según Alonso, así como antes se tendía a ignorar el dolor del paciente debido a la falta de pruebas concretas que determinaran la existencia de la enfermedad, hoy existe la tendencia a ``sobrediagnosticarla''.

''Hay una tendencia a sobrediagnosticar la fibromialgia sin antes buscar una causa primaria'', dice el reumatólogo.

''Hay pacientes que vienen con ese diagnóstico y luego se descubre que su dolor no se calmaba porque tenía problemas de artritis o un disco herniado'', cita como ejemplo.

Sobre el origen de ese dolor sin causas aparentes se tejen muchas teorías.

Varios grupos de investigadores trabajan en su búsqueda. Uno de ellos es el del College de Medicina de la Universidad de la Florida, liderado por el reumatólogo Roland Staud.

Recientemente, el grupo reportó en el European Journal of Pain que debido a la falta de evidencia de problemas en los tejidos del cuerpo, las últimas investigaciones se vienen concentrando en los mecanismos del sistema nervioso central.

A través de pruebas de imagen de las funciones del cerebro, se comprobó que el dolor que el paciente describe se refleja en ciertas áreas específicas del cerebro, que se activan.

Por otra parte, los estudios de Staud destacan que la manera como respondemos al dolor crónico puede variar de acuerdo con la genética y el desarrollo de cada individuo. Tomando en cuenta esos factores predominantes, se podría enfocar el tratamiento y la terapia de manera individual.

En otro estudio, motivado a raíz de su propia enfermedad, el doctor Daniel C. Dantini destaca que en el desarrollo de la fibromialgia juegan un papel predominante las alergias a ciertos alimentos, así como ciertos virus que se hayan adquirido en el transcurso de la vida.

Dantini es un otorrinolaringólogo, que tiene su consulta en Daytona Beach, donde además atiende pacientes con fibromialgia.

Sus observaciones las consigna en su reciente libro The New Fibromyalgia Remedy.

''Creo firmemente que la clave de la recuperación está en optar por un estilo de vida saludable. Así se determine o no qué clase de virus ha causado la enfermedad, modificar la dieta, incrementar la actividad física y aprender a manejar el estrés son componentes esenciales de una vida feliz y saludable'', escribe.

La fibromialgia está asociada con un tipo de dolor que no se alivia con los fármacos tradicionales. El año pasado, la Food and Drug Administration (FDA) aprobó Lyrica, el primer remedio para tratar la fibromialgia.

El fármaco reduce la sensibilidad al dolor y la ansiedad y mejora el sueño.

''Lyrica ya existía desde hace unos años y se utilizaba en pacientes con otras enfermedades, como neuropatías diabéticas, pero se descubrió que tenía efectos rápidos en los síntomas de la fibromialgia'', explica Alonso.

No obstante, a Lyrica se la ha vinculado con efectos secundarios como sueño y mareo, sobre todo en personas mayores.

En el tratamiento de la fibromialgia a menudo se combinan los medicamentos con el ejercicio y las terapias alternativas.

''Es una combinación de medicinas y ciertos antidepresivos que se usan para modificar la sensación de dolor en el cerebro'', destaca Alonso.

Las estadísticas señalan que un 20 por ciento de los pacientes puede lograr mejoría, en tanto que para el resto la fibromialgia se puede convertir en una enfermedad crónica.•

No hay comentarios: