INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

14 jul. 2008

Urgen nuevos estudios para abordar algunos tipos de dolor

Expertos señalan la necesidad de conocer los mecanismos subyacentes al dolor crónico

Aunque hoy en día existen analgésicos muy potentes, aún quedan algunos tipos de dolor que son muy difíciles de abordar, pues no tienen tratamiento efectivo o, si existe alguno, los efectos secundarios son tan fuertes que limitan su uso.

María Revuelta maria.revuelta@unidadeditorial.es 14/07/2008
Este es el caso de las migrañas (que padecen más de 40 millones de europeos y que aún no cuentan con tratamiento óptimo), del dolor neuropático y otras formas de dolor crónico (como el oncológico), que pueden ser devastadoras y constituyen un problema de considerables dimensiones en la sociedad.El difícil abordaje de estas patologías se debe a que los mecanismos que subyacen son aún desconocidos, y aunque laboratorios de todo el mundo trabajan para clarificarlos, son necesarios muchos más esfuerzos. Así lo manifiestan a CF José Antonio López García, investigador del Departamento de Fisiología de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH), y José Ramón Naranjo, del Centro Nacional de Biotecnología (CNB), quienes organizaron, junto con Carlos Avendaño, de la Universidad Autónoma de Madrid, un simposio en el que se abordaron los últimos avances en este campo. El encuentro, titulado Avances en mecanismos moleculares y celulares del dolor, se celebró la semana pasada en Alcalá de Henares (Madrid).

Nuevas armas

Según comenta a CF Naranjo, una de las presentaciones más llamativas del congreso, de Clifford Woolf, investigador de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), desveló una nueva estrategia en la que está trabajando, y que consiste en utilizar receptores de dolor en la membrana de las neuronas sensoriales para, a través de ellos, introducir moléculas para paliar el dolor. La estrategia consiste en activar esos receptores, que se abren permitiendo el paso de la sustancia analgésica (se está trabajando en derivados protonados de la lidocaína, que son bloqueantes de los canales de sodio).

La ventaja, explica Naranjo, "es que estos fármacos no van a llegar al cerebro, no van a desarrollar dependencia, ni van a dar lugar a procesos de tolerancia". Afirma además que confía en que "puede que no estemos hablando de muchos años para tener una generación nueva de analgésicos derivados de este bloqueo de los canales de sodio". Y añade: "Hay mucho interés tanto terapéutico como comercial en esta estrategia. Woolf tiene su propia compañía y una librería de compuestos químicos de los que se espera que alguno de ellos supere las primeras fases de estudio y pueda llegar a probarse en humanos". También interesantes, destacaron los expertos, son los estudios que exploran los mecanismos de sensibilización de la médula espinal y otras áreas del sistema nervioso central descubriendo cada vez paralelismos más intrigantes entre los mecanismos del dolor y de la memoria.

Nervio trigémino

Los propios organizadores, cuyos equipos trabajan en un consorcio financiado por la Comunidad de Madrid, estudian en un ratón transgénico creado en el CNB los mecanismos que subyacen a un tipo de dolor neuropático facial (de nervio trigémino). El objetivo del proyecto es desarrollar terapias para este dolor, que no tiene tratamiento efectivo, mediante el análisis del papel del represor dream (un regulador natural de los canales de potasio) en la modulación del dolor. Los estudios se están realizado en tres vertientes: cómo se altera la expresión de genes en estos ratones, cómo se modifican las poblaciones de neuronas del trigémino en el ratón transgénico y cómo responden esas neuronas al dolor.

No hay comentarios: