INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

25 oct. 2008

Catalunya, Madrid, Asturias y País Vasco piden al Gobierno el copago de la sanidad pública

Geli pide que se tenga en cuenta el copago de medicamentos en función de la renta, pero Bernat Soria lo rechaza, al menos por ahora Bernat Soria rechaza, al menos por ahora, cualquier tipo de pago sanitario


Maite Gutiérrez / Celeste López Barcelona / Madrid 24/10/2008
El copago como medida para hacer frente a la elevada factura sanitaria vuelve a aparecer en la escena política. Y de nuevo, liderada por la consejera de Salut, Marina Geli, que desde hace tiempo no cesa de reclamar la revisión del modelo actual para evitar el deterioro del sistema sanitario en un futuro no muy lejano.

Pero, en contra de lo ocurrido en anteriores ocasiones, Geli ha centrado el debate en el campo de los medicamentos, proponiendo la revisión de la gratuidad de los fármacos a los pensionistas. "Hay que abrir el debate sobre si ha de haber algún tipo de participación de los usuarios", dijo ayer la consellera. Geli cuenta con el apoyo de comunidades como el Principado de Asturias, País Vasco y Madrid, que se han mostrado a favor de impulsar la discusión.

El objetivo es contener la factura farmacéutica, que supone el 25% del gasto sanitario total. Sólo en medicamentos dispensados a través de receta médica, el gasto público supera los 11.500 millones de euros anuales, según datos del Ministerio de Sanidad. Al año, el número de recetas facturadas se aproxima a los 900 millones.

El debate que ayer retomó de nuevo Geli no cuenta, sin embargo, con el apoyo del Ministerio de Sanidad. El ministro Bernat Soria descarta, al menos por ahora, cualquier tipo de copago. La postura de Soria es similar a la que mantuvo su antecesora Elena Salgado, así como la popular Ana Pastor. La única excepción fue Celia Villalobos, del PP, aunque ante las críticas recibidas tuvo que aparcar su propuesta.

La consellera de Salut ya formuló la revisión del sistema del copago farmacéutico en la última reunión del Consejo Interterritorial de Salud, celebrado en Zaragoza el pasado mes de septiembre. Sus argumentos fueron similares a los esgrimidos ayer en un encuentro que mantuvo con el sector farmacéutico, en Barcelona: el actual sistema (gratuidad para los pensionistas y el pago del 40% del precio total del medicamento para el resto) es "injusto" ya que hay personas con renta muy bajas que pagan, mientras que jubilados con rentas más altas no pagan. "Se ha planteado que cada usuario pague en función de sus ingresos", dice David Elvira, responsable del área de Información y Estrategia del Departament de Salut, aunque para ello se debería modificar la ley del medicamento.

En esa reunión encontró el apoyo decidido del consejero de Salud de Asturias, Ramón Quirós, comunidad con el mayor gasto por persona al año en medicamentos (supera los 300 euros). Anualmente se dispensan en esta comunidad una media de 23 millones de recetas pese a que apenas alcanzan el millón de habitantes.

Desde la Conselleria de Salut se asegura que las palabras de Geli tienen como fin "impulsar el debate" de nuevo, y más en un momento de restricción presupuestaria, aunque por ahora carecen de medidas concretas para instaurar el copago. "Hasta que haya un acuerdo global entre todas las comunidades y el Estado central, Catalunya no pondrá sobre la mesa medidas en este sentido", explican desde la Generalitat sabedores de que es una política impopular, aunque la consideran "necesaria". Aun así, la voluntad de hacer que los usuarios contribuyan directamente en el pago de servicios es más fuerte que nunca.

Catalunya dedica ahora 1.234 euros por habitante, pero se estima que en el 2011 se necesiten 1.600 euros para mantener el nivel asistencial. Además, la Generalitat calcula que harían falta entre 1.000 millones y 1.300 millones de euros más al año para continuar con las mejoras sanitarias. Marina Geli reconoció ayer que la financiación sanitaria crecerá el año que viene –"no tanto como querría"– pero que es posible que en un futuro cercano baje debido a la coyuntura económica, el aumento de la población y el envejecimiento de ésta (los pensionistas representan el 80% del gasto público en medicamentos, segun un estudio de La Caixa elaborado por la Universitat Pompeu Fabra). Por eso instó de nuevo a replantear el copago, manteniendo siempre la equidad.

Los asesores del departamento también recomiendan reformar el copago farmacéutico. Jaume Puig-Junoy, del departamento de Economía y Empresa de la Universitat Pompeu Fabra y especialista en financiación sanitaria, explica que, aunque el tema del copago sanitario suele ser "casi tabú por parte de los políticos a nivel público, a nivel privado nos piden a los economistas que les demos argumentos" para defenderlos. Y, según este experto, los argumentos "existen y son reales". Varios estudios realizados por el equipo de Puig-Junoy constatan que el 1% de la población activa hace frente a más de una cuarta parte del importe total del copago farmacéutico.

Por otra parte, "el simple hecho de conceder la gratuidad de los medicamentos en el momento de la jubilación tiene como resultado, al margen del estado de salud de los individuos, un aumento del 25% en el número de recetas", afirma este especialista. Según él, el copago farmacéutico "es más sencillo de gestionar y tiene menos efectos colaterales".


LAS FÓRMULAS

CONTRIBUCIÓN DIRECTA El usuario paga directamente una cantidad fija por unidad consumida, por ejemplo, 30 euros por visita por causa no urgente a servicios hospitalarios de urgencias, como ocurre en algunos países. También puede pagar un porcentaje del coste del servicio, como el 40% del precio de un medicamento.

CANTIDADES DEDUCIBLES Los individuos pagan el gasto total de los primeros servicios sanitarios consumidos y a partir de una determinada cantidad, el asegurador se hace cargo de la totalidad de los gastos. Hay casos en los que el paciente paga los primeros días de estancia en un hospital, pero cuando la estancia se prolonga se hace cargo el sistema público.

IMPORTE MÁXIMO QUE PUEDE PAGAR EL PACIENTE El paciente se hace cargo del importe de un servicio, pero si el coste supera un límite lo paga el Estado. En Noruega el paciente paga hasta un máximo de 60 euros por receta en los principales medicamentos.

EN FUNCIÓN DE LA RENTA El paciente paga más o menos dinero por el servicio en función de sus ingresos, no de su estado laboral (activo/ jubilado).

CON FUNCIÓN PEDAGÓGICA El pago por visita o por servicio prestado se aconseja más como un método de incentivar la corresponsabilidad individual entre los pacientes. Los expertos en economía sanitaria recomiendan no utilizarlo como una función recaudatoria.

No hay comentarios: