INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

9 oct. 2008

El 20% de las tuberías de suministro de agua de Emalcsa tiene más de 50 años

Las conducciones más antiguas se concentran en el casco histórico y en los barrios más populosos, Monte Alto, A Gaiteira y Agra do Orzán. Emalcsa se comprometió a modernizar la instalación.

LUI COSTAS. A CORUÑA. El veinte por ciento de la red de abastecimiento del agua que gestiona la Empresa Municipal Aguas de La Coruña (Emalcsa) tiene más de cincuenta años. Se trata de las tuberías de fibrocemento, un material construido a base de fibras de amianto y cemento, cuyo uso se generalizó en las redes de suministro de agua potable de toda España y Europa en los años cuarenta. La llegada del fibrocemento a la red coruñesa se produjo precisamente en esta década, cuando Aguas de La Coruña -el precedente empresarial de la actual Emalcsa- decidió sustituir las conducciones de fundición por las de este nuevo material, más barato, ligero y resistente que el acero revestido y la fundición de hierro y con muchas menos limitaciones que el gres, que se utilizó en las tuberías más primitivas.
Las conducciones de fibrocemento se concentran sobre todo en la Ciudad Vieja y la Pescadería, aunque permanecen en numerosos y populosos barrios como A Gaiteira, Monte Alto y el Agra do Orzán, donde en los últimos meses se han producido una decena de roturas de conducciones.
Emalcsa reconoce que un 17% de la red doméstica de A Coruña es todavía de fibrocemento, un material que también ha sido ampliamente utilizado en las tuberías de suministro general, donde el porcentaje del fibrocemento y el hormigón es de un 30%. El gerente de la compañía, Jaime Castiñeira, prometió hace casi un año incrementar en un 45% la inversión durante 2008 para sustituir las conducciones de fibrocemento que quedan en la ciudad por las de fundición dúctil, que se emplean desde hace más de una década, pero en una reciente comparecencia de prensa, Castiñeira explicó que el plan de renovación de la red continuaba en marcha y que la presencia del fibrocemento en la red era todavía de un 17%.
Fuentes próximas a la compañía explicaron a este diario que la sustitución de la red de suministro tardará en completarse, dado que levantar el firme en la zona del casco histórico -afectado por el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri)- es más costoso y exige control arqueológico. Otro gran problema es la sustitución de las tuberías generales, que obligan a cortar el suministro de amplias zonas de la ciudad y a concentrar los trabajos en pocas horas para evitar causar molestias a los usuarios. La última gran obra que se ejecutó en Alfonso Molina hace siete años para sustituir una tubería principal que suministraba a media ciudad dejó sin abastecimiento durante horas a 4.500 usuarios. La empresa proyectaba ejecutar los trabajos en 24 horas, pero en medio de la reparación localizó una segunda avería que le obligó a demorar las obras y vació el depósito de Penamoa, que tardó dos días en recuperarse.
El fibrocemento es el mismo material con el que se fabricaban las placas comercializadas por la marca Uralita destinadas al aislamiento de tejados y a la construcción de edificios e instalaciones provisionales que necesitaban ser aisladas de la lluvia. El amianto es sin embargo un material cancerígeno, por lo que su uso está prohibido en España desde 2002. Gonzalo Zufía es técnico en prevención de riesgos de la empresa Igrsa, especializada en la retirada de amianto de edificios y estructuras, explica que el amianto es peligroso y cancerígeno por inhalación, pero no en las tuberías de suministro de agua. "Es peligroso para los trabajadores que manipulan ese tipo de conducciones que, por otra parte, existen en toda España y Europa", comenta Zufía. Este técnico niega incluso que una tubería desgastada pueda representar un peligro para los clientes de Emalcsa: "El agua en España tiene bastante cal y este material forma una película en las tuberías que la protege, pero aunque no existiese, el fibrocemento no representa ningún riesgo para la calidad del agua". Zufía niega que este material pueda relacionarse con el mal olor del agua de la traída porque el amianto "no huele".

El PP exige una junta general de la empresa para aclarar el mal olor
El Partido Popular convocó ayer una junta general extraordinaria de Emalcsa en la que pretende que la empresa y el Ayuntamiento aclaren el origen del mal olor y sabor del agua de la traída que afecta a la comarca de A Coruña desde principios de septiembre.
La oposición considera urgente que tanto la empresa municipal como el Gobierno municipal y Augas de Galicia den una explicación a los ciudadanos al margen de las declaraciones que cada uno de los responsables políticos han vertido en la prensa y acusan al alcalde, Javier Losada, de incurrir en el pasotismo, la dejadez y la irresponsabilidad al limitarse a afirmar que el agua es potable y que "no pasa nada", frente a la creciente preocupación y alarma de los consumidores.
El PP apela al artículo 9 de los estatutos de la empresa municipal para demandar que en quince días se celebre una Junta General Extraordinaria en la que comparezcan el alcalde y presidente del Consejo de Administración, y el gerente de la compañía para explicar las causas del mal olor, sabor y turbidez de la traída, además de los controles que se efectúan en los vertidos de Sogama.
La oposición también quiere conocer las medidas adoptadas desde la empresa municipal para garantizar la salubridad del agua y el mantenimiento del embalse de Cecebre y las informaciones que se han trasladado a los consumidores. En un comunicado, el PP critica además la pasividad de Losada, que reconoció haberse enterado de los problemas del agua "por los periódicos".

No hay comentarios: