INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

11 nov. 2008

ARGENTINA - Sensibilidad Múltiple: ¿una nueva enfermedad?


La exposición a la gran variedad de elementos químicos que nos rodean en nuestra vida diaria puede desencadenar en algunas personas la aparición de dolores, picazón, problemas cognitivos y cansancio.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) aún no la considera como una “enfermedad”, ni la ha incluido en sus manuales y alertas sanitarios, muchos médicos están de acuerdo en que la denominada sensibilidad química múltiple (SQM), no sólo existe como tal, sino que además va en aumento.

Las personas afectadas por la SQM ven reducida su calidad de vida y aún no hay ningún tratamiento específico para remediarlo. De momento, la única solución para este trastorno consiste en mantenerse alejado del agente químico causante del problema.

La sensibilidad química múltiple es objeto de debate en la comunidad médica. Mientras algunos profesionales cuestionan si existe, otros se inclinan a pensar que es un desorden médico desencadenado por la exposición a productos químicos en el medio ambiente.

Uno de los centros de este debate es el Hospital Clínico de Barcelona (HCB), en España, donde -según sus toxicólogos- cada año se reciben entre 50 y 60 casos nuevos de SQM, lo que significa que cada semana les llega un nuevo afectado. Este problema también es investigado en Alemania y Canadá.

Según el doctor Santiago Nogué, jefe de Toxicología del Servicio de Urgencias del HCB, “es una enfermedad del mundo industrializado que presenta síntomas homogéneos como son migraña, crisis de ansiedad, confusión, erupción cutánea o asma”.

Precisamente, uno de los objetivos de los toxicólogos es aclarar conceptos sobre esta “enfermedad” porque aún hay muchas preguntas para las que no tienen respuesta.

“Sabemos que puede originarse en el uso, cada vez mayor, de productos químicos en nuestra vida cotidiana, los cuales al mezclarse con algunas moléculas que se introducen en los alimentos y la contaminación ambiental, pueden derivar en una sensibilidad química múltiple”, señala.

El doctor Nogué destaca que “al presentar sensibilidad a distintos productos los afectados pueden sufrir reacciones en lugares muy distintos. Además, éstas se agravan con el paso del tiempo y pueden llegar a obligar al paciente a usar una mascarilla cada vez que va, por ejemplo, al supermercado”.

Investigadores del HCB ha estudiado durante dos años a medio centenar de afectados por la SQM, desencadenado en la mayoría de los casos por el contacto con perfumes, ambientadores, detergentes y humo del cigarrillo. Han concluido que este desorden parece ser cada vez más frecuente entre la población.

ALGUNOS POSIBLES DESENCADENANTES.

La sensibilidad química múltiple puede desencadenarse por la exposición a un sólo producto químico, o “desencadenante primario”, sobre todo insecticidas organo-fosforados o piretroides, y también a disolventes orgánicos.

A partir del momento en que un paciente ha reaccionado a algún desencadenante primario, puede verse afectado también por entrar en contacto con los denominados “desencadenantes secundarios”, como productos de limpieza casera, lejías, pinturas, barnices, perfumes o desodorantes, suavizantes o incluso el humo de los vehículos.

Aunque se sabe que este síndrome o conjunto de síntomas, no es de tipo alérgico, porque hasta ahora no se han descubierto que intervengan elementos inmunológicos, todavía se desconoce el mecanismo por el cual una serie de compuestos muy diferentes, desde el punto de vista químico, pueden producir una misma sintomatología.

Algunos expertos creen que la respuesta a un agente químico se debe a las interconexiones entre el nervio olfativo y el sistema límbico, una zona del cerebro que es vulnerable a la sensibilización, pero todavía no hay datos concluyentes.

La SQM ha sido detectada en infinidad de entornos, desde oficinas bancarias, centros geriátricos, lugares de enseñanza y hoteles, hasta edificios municipales o sanitarios.

Por Daniel Galilea.
E F E - REPORTAJES

No hay comentarios: