INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

8 oct. 2007

Octubre: La uva morada


Sus propiedades antioxidantes protegen de enfermedades degenerativas por dentro y cuidan la piel por fuera
Cualidades nutritivas

La composición nutritiva de las uvas moradas varía ligeramente respecto a las variedades blancas. Las primeras son menos dulces, algo que se explica por la menor cantidad de azúcares (glucosa y fructosa). Contienen, por tanto, menos calorías, aunque la variación no es sustancial. Respecto a vitaminas y minerales, apenas hay variaciones con el resto de variedades salvo en el ácido fólico y el potasio. La cantidad de los mismos resulta ligeramente superior en la uva negra. Sin embargo, la uva negra tiene menor contenido en magnesio, mineral destacable en estas frutas.

La piel y las semillas de la uva negra concentran las sustancias antioxidantes (taninos y polifenoles). Ésta es precisamente la particularidad nutritiva que les da el valor nutricional añadido respecto a las variedades blancas. También en la piel se concentra la fibra que le confiere propiedades laxantes.

Color antioxidante

Resveratrol, taninos y antocianidinas son el trío antioxidante tanto de este alimento fresco como de los productos elaborados a partir del mismo como el mosto, el zumo e incluso el vino tinto. Los taninos son, a su vez los, los que hacen que la piel de la uva resulte áspera y astringente y que se sienta, al masticarla, una desagradable sensación de sequedad y amargor al mismo tiempo en la lengua. La presencia de taninos en tal cantidad muestra que el grano de la uva todavía está verde. A medida que madura el fruto, los taninos reaccionan entre sí y se agrupan. En este momento, la uva pierde astringencia.

Las antocianidinas son, a su vez, los pigmentos que colorean la piel de la uva morada, diferenciándola del resto. El resveratrol también tiene doble función. Además de su propiedad antioxidante, destaca por sus cualidades antifúngicas, es decir, protege a la uva del crecimiento de hongos.

Un reciente estudio de la Universidad de Glasgow (Reino Unido) determinó que el zumo de uva morada tiene la concentración más alta y amplia de polifenoles antioxidantes (antocianidinas y resveratrol) en comparación con el resto de zumos de frutas analizados (manzana turbio y transparente, arándano, granada, naranja, pomelo, piña, tomate y uva blanca). Los resultados sirven de razones dietéticas que justifican el consumo habitual de zumo de uva (o de la propia fruta) para incrementar de forma natural los antioxidantes en la dieta, lo que ayudará a prevenir enfermedades degenerativas como las cardiovasculares y el cáncer.
Tratamientos corporales con uva morada
Cada vez son más los SPA (centros que ofrecen tratamientos, terapias o sistemas de relajación) que incorporan entre sus tratamientos corporales la envoltura con extractos de uva morada. El objetivo es que los polifenoles de la piel, la pulpa y las pepitas de esta fruta desprendan su efecto antioxidante en la piel, depurándola de impurezas y contribuyendo tónicamente a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel.

Al margen de los efectos más o menos inmediatos de los polifenoles en contacto con la piel, la sensación placentera ya lo da el propio SPA con sus tratamientos reconfortantes.

No hay comentarios: