INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

29 oct. 2007

Una técnica del Clínico optimiza la implantación de neuroestimuladores

Una técnica del Hospital Clínico de Valencia optimiza la implantación de neuroestimuladores en pacientes como dolor crónico. Desarrollada conjuntamente por anestesiólogos y neurocirujanos del centro, presenta varias ventajas para el enfermo al sustituir la anestesia general, con que se suelen practicar las laminectomías para la implantación de neuroestimuladores, por la anestesia epidural, según informaron fuentes sanitarias.



Esta nueva técnica, que ya se presentó con éxito en el 28 Congreso de la Sociedad Española de Anestesiología y Reanimación (SEDAR) y en el Congreso Americano de Anestesiología (2006 ASA Annual Meeting), se publica en el número de noviembre de ´Anesthesia&Analgesia´, y consiste en la implantación de neuroestimuladores para pacientes con dolor crónico pero mediante anestesia epidural y no mediante general, que es como se ha venido realizando la intervención.

Así, según explicó el equipo de anestesiólogos del Clínico de Valencia, se consigue una acto operatorio "más efectivo porque permite la estimulación del punto de dolor (reproducción de las parestesias) durante la intervención para obtener la ubicación idónea del neuroestimulador". En este caso, es el propio paciente el que colabora con el médico durante la intervención indicándole la localización exacta de las parestesias inducidas durante el acto operatorio.

Según señaló uno de los anestesiólogos que han participado en el desarrollo de esta técnica, el doctor Rafael Badenes, "el manejo clínico de pacientes con dolor crónico, fundamentalmente neuropático es un gran reto sociosanitario". "Estos cuadros son frecuentes, afectan seriamente a la calidad de vida de los pacientes y tienen un fuerte impacto económico en la sociedad", indicó.

El experto subrayó que un estudio reciente concluye que el tratamiento del dolor neuropático "es todavía insatisfactorio y en un 50 por ciento de los casos no se obtienen beneficios con tratamiento farmacológico". Además, gran parte de los fármacos "tiene importantes efectos adversos. Como alternativa, la neuromodulación en pacientes bien seleccionados puede conseguir un control efectivo del dolor neuropático en el 70 por ciento de los casos".

El equipo ha desarrollado un estudio prospectivo, observacional desde junio de 2004 "con el objetivo de determinar la seguridad y eficacia de esta técnica anestésica para la implantación de neuroestimuladores quirúrgicos vía laminectomía en pacientes diagnosticados de cirugía fallida de espalda", añadió el doctor Badenes.

Así, se podrían beneficiar de las ventajas de esta nueva técnica pacientes con dolor crónico, tratados con fármacos, que no han experimentado mejoría y que son candidatos a la implantación de neuroestimuladores, que se puede hacer de manera percutánea o quirúrgica mediante laminectomía. La opción quirúrgica presenta como ventajas la visualización del campo quirúrgico, facilidad de sujeción del neuroestimulador, no migración del mismo, así como minimización de los traumatismos en las estructuras nerviosas.

Hasta ahora, esta última, había que practicarla mediante anestesia general pero este novedoso estudio plantea la epidural para llevar a cabo el mismo tratamiento. Según el doctor Badenes, las principales ventajas son que el paciente permanece despierto, "puede colaborar con el médico. Lo más importante, sin duda, es que permite que el paciente sienta las parestesias de la neuroestimulación en el acto operatorio, pudiendo colocar el neuroestimulador en el sitio correcto, indicado por el paciente que está despierto".

En el proyecto han participado los doctores Rafael Badenes, María Luisa García Pérez Francisco Javier Belda, del servicio de Anestesiología y Reanimación, junto con Guillermo García-March y Vicente Bordes, del Servicio de Neurocirugía, todos ellos del Hospital Clínico Universitario de Valencia.

PANORAMA-ACTUAL - 29/10/2007

No hay comentarios: