INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

14 ene. 2008

MERCURIO Y EMPASTES DENTALES


EL MERCURIO[3] DE LOS EMPASTES DENTALES DE AMALGAMA[4] (o AMALGAMAS DENTALES)



Sobre las repercusiones para la salud y el medio ambiente (cuidar la salud es cuidar el medio ambiente y cuidar el medio ambiente es cuidar la salud) del uso de este material dental existe una considerable polémica, que se originó ya a comienzos de siglo XIX, cuando algunos miembros de la Comunidad Científica plantearon dudas sobre su eficacia e inocuidad. En la actualidad, entre otros reputados científicos colaboradores de la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), el Prof. Dr. Maths Berlin[5], experto en los efectos del mercurio (Hg) en animales y humanos, se ha posicionado claramente en contra del uso de amalgamas dentales debido a los innegables riesgos para la salud[6]. De hecho, en su Macro-Informe, de 2003, para la Comisión de Materiales Dentales del gobierno sueco (“Mercury in dental-filling materials —an updated risk analysis in environmental medical terms. An overview of scientific literature published in 1997-2002 and current knowledge”:



afirma:


Todo doctor y dentista, cuando sus pacientes sufren patologías poco claras y enfermedades autoinmunes, debería considerar la posibilidad de que el mercurio que sale de sus amalgamas sea una de las causas de esa sintomatología. (...) Por razones médicas, la amalgama como material para el cuidado dental debería ser eliminada lo antes posible. (p. 26)


Pues bien, en esta Web encontraréis informaciones, reflexiones en alto, opiniones y estudios científicos sobre la controversia generada en torno a las amalgamas dentales. Asimismo, podréis leer historias personales; historias que reflejan el infierno que han vivido/viven sus protagonistas debido a sus intoxicaciones crónicas[8] por el mercurio[9] u otros componentes de las amalgamas[10], o a diversas reacciones (no sólo alérgicas o de hipersensibilidad) por el denominado “efecto pila/batería” (electrogalvanismo) al tener amalgamas viejas y/u otros materiales metálicos en la boca (puentes metálicos, empastes de oro o titanio, etc.). Una serie de autores establecen la posible relación entre niveles elevados de Hg y el desencadenamiento (o agravamiento) de otras patologías, tales como el Síndrome de Fatiga Crónica, Fibromialgia, Candidiasis Crónica, Ciática, Síndrome del Intestino (o Colon) Irritable, Enfermedad de Crohn, Colitis, Gastritis, Síndrome de Sensibilidades Químicas Múltiples, Alergias/Intolerancias e Hipersensibilidades (alimentarias, dermatológicas...), Artritis Reumatoide, Artritis Juvenil, Espondilitis (Anquilosante o no), Problemas Endocrinológicos, Problemas Cardíacos (este ha sido un descubrimeinto relativamente reciente), Insomnio/Sonmolencia, Enfermedad de Parkinson, Alzheimer, Autismo, Desórdenes Hiperactivos, Dificultades de Aprendizaje, Esclerosis Lateral Amilotrópica, Esclerosis Múltiple, Ateroesclerosis/Arterioesclerosis, Asma, Bulimia, Anorexia Nerviosa, Depresión, Ansiedad, Ataques de Pánico, Desórdenes del Espectro Esquizoide, Desórdenes de Personalidad Límite, Desorden Obsesivo-Compulsivo, Desórdenes Maníaco-Depresivos, Miastemia Gravis o Lupus Eritematoso, entre otras patologías[11]. RECUÉRDESE que el Hg tiene una serie de efectos directos (sobre todo neurológicos), pero CIENTOS de efectos indirectos (de ahí que se relacione con TANTAS patologías, de todo tipo). Aunque "simplemente" fuese por la afectación que el Hg puede producir en el tracto gastrointestinal, es un hecho demostrado que si el intestino no funciona adecuadamente (durante mucho tiempo) acabamos (o podemos al menos acabar) padeciendo problemas que, en principio, resultaría difícil sospechar siquiera que hayan tenido su origen en el Hg. Así, pues, el efecto sistémico del Hg, puede llegar a verse/sentirse en todo el cuerpo, en los 5 sentidos, y las patologías (desencadenadas o agravadas por el Hg) a implicar a casi todas las especialidades médicas...


Tras leer esta información, posiblemente os surjan dudas y preguntas. Algunas de las cuales podría ser:


-1 / ¿Cómo es posible entonces que en España aún se sigan poniendo amalgamas dentales, sin tener en cuenta el “Principio de Precaución”[12] y sin siquiera informar/advertir de los “posibles efectos adversos” de los que hablan varios Informes, ya desde 1991, publicados por la OMS con relación al peligro para la salud del Hg de las amalgamas dentales? ¿No son suficientes evidencias científicas los Informes de la OMS como Organización y los Informes de sus expertos?


- 2/ ¿Por qué razón se silencian, ocultan o banalizan esos efectos adversos, ese peligro potencial[13] (peligro especialmente, que no únicamente, para embarazadas —y el feto—, para niños y, en general, para personas con problemas renales y/o hepáticos importantes, y/o con inmunidad baja y/o genéticamente predispuestas), particualrmente cuando se dan factores coadyuvantes a la salida del Hg bucal: desgaste dental --combinado con tomar bebidas/comidas ácidas y/o calientes, enérgico cepillado dental, etc.--, rotura de algún trocito de amalgama, caries bajo amalgama, etc.?


- 3 / ¿Están las Autoridades Sanitarias y el personal médico-sanitario (a nivel estatal, regional, provincial y local), así como odontólogos, estomatólogos, protésicos y asistentes dentales... adecuadamente formados e informados respecto de las recomendaciones realizadas por la propia OMS --en sus Informes de 1991, 2003 y en las reflexiones de 2005[14]?


- 4 / Habida cuenta de todas estas evidencias científicas, ¿no resulta surrealista (hasta esperpéntico) que, a nivel oficial, se siga dando la callada por respuesta? Si es obligatorio que cada trabajador contribuya, y mucho, con sus impuestos a Hacienda, a sostener el Sistema Público de Salud, ¿no sería igualmente lógico que el Sistema de la Seguridad Social (y las Autoridades competentes) hiciesen lo propio respecto a los usuarios del Sistema Sanitario, cuando menos informando y asumiendo los costes del restablecimiento de la salud de dichos usuarios o pacientes con demostrada intoxicación por mercurio? (Pues, en salvo contados casos, NI lo uno, NI lo otro).


- 5 / ¿Cuánto tiempo habrá aún de pasar, y cuánto sufrimiento innecesario (evitable) habrá aún que padecer, antes de que las cosas cambien?


Esperamos que los datos que aportamos en esta página web, y vuestras propias investigaciones, nos faciliten el responder con criterio a estas y otras cuestiones, nos impelan a plantearnos otras y, lo que es más importante, nos valgan de punto de apoyo para iniciar un camino de recuperación de una salud que NUNCA debió perderse, pero también de la dignidad como pacientes, como personas.


¡Ojalá esta Web nos sirva igualmente de apoyo recíproco y sea beneficiosa tanto para nosotros mismos como para otras personas! Ojalá también que la palabra progreso no se siga desvirtuando en aras de intereses de todo tipo, menos saludables. Progreso no puede equivaler a asunción de riesgos, a la par que graves, innecesarios. En definitiva, dicho gráficamente, progreso/salud no es igual a dar más años a la vida, sino dar más (y mejor) vida a los años.
Dicho lo cual, os invitamos a visitar el resto de nuestra Web (que se irá retroalimentando con las aportaciones de todos/as).


Podéis escribirnos a: mercuriados@gmail.com


Vuestras dudas, opiniones y sugerencias serán siempre BIENVENIDAS.

No hay comentarios: