INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

12 may. 2008

«Contra la fibromialgia no sirve la medicina de siempre»

Clemente del Palacio habló ayer en Vitoria. / BLANCA CASTILLO


CLEMENTE DEL PALACIO, MÉDICO OSTEÓPATA

Expertos elaboran una guía sobre cómo convivir con un síndrome que afecta a 8.500 alaveses

Los médicos salen corriendo cuando llega alguien a su consulta con los síntomas de la fibromialgia, un trastorno en el que el enfermo acaba deprimido porque nadie le entiende», asegura Clemente Del Palacio. No existen alteraciones físicas allí donde el paciente afirma que le duele. Pero el dolor se hace insoportable. Para afrontar las rarezas de esta enfermedad un grupo de expertos ha elaborado una guía práctica para convivir con ella. La asociación alavesa Asafima, que reúne a unos 215 afectados, quiere abrir una puerta a la esperanza con el manual. El médico osteópata Clemente del Palacio es uno de los seis autores del libro.
-¿Cómo se puede ayudar a una persona a la que le duele todo, pero no se sabe por qué?
-Pues como no hay una enfermedad expresa, no podemos utilizar el modelo tradicional de medicina, la de siempre. Eso de 'tienes neumonía te receto un antibiótico'. Aquí no vale. No hay fármacos que curen un trastorno que da tanto sufrimiento y que va ligado tanto a lo físico como a lo psicológico. La guía da herramientas eficaces para mejorar.-¿Cuáles son esas herramientas?-Hay muchos tratamientos. Los medicamentos también, pero hay terapias alternativas, masajes, la aplicación de calor, la hipnosis, la relajación, el ejercicio, la dieta, una buena higiene del sueño. Un trastorno complejo necesita una respuesta variada y múltiple. A unos le irá mejor una cosa y a otros, otra. Pero se puede vivir bien con este síndrome.
-¿Cuáles son los síntomas, cuándo hay que preocuparse?
-El criterio médico internacional que la define es un dolor crónico, que lleve más de tres meses, y sea generalizado por encima y por debajo de la cintura y en los dos lados del cuerpo. Además debe haber al menos 11 puntos de un total de 18, predefinidos en distintas partes del cuerpo que son extremadamente sensibles a una presión determinada. Esa es la teoría, pero hay un montón de síntomas que acompañan a la enfermedad, como pérdida de memoria o de concentración, alteración del sueño, colon irritable, hormigueos en piernas, manos y cara, que no se ajustan a la distribución de ningún nervio, pérdida de equilibrio, episodios de vértigo, inestabilidad, la fibroniebla que es que la persona es incapaz de concentrarse y hacer dos cosas a la vez como escuchar la radio y leer. Hay síntomas que no tienen que ver con el dolor.
Una vieja enfermedad
-¿Se trata de un trastorno sólo de nuestro tiempo o ha existido antes?
-Ha habido toda la vida, pero con nombres distintos. Por ejemplo, la firbrositis. Personas a las que les dolía todo. El primer caso se identificó en 1904 por parte de un médico inglés. A lo largo del siglo XX se ha mezclado con otros trastornos. Como eran mujeres casi siempre se hablaba de la famosa neurastenia. También se ha confundido con el reumatismo. A partir de los ochenta se establecen los criterio de identificación, pero yo creo que variarán.
-¿Por qué no existen departamentos en los hospitales?
-Estamos en el camino. Pero llevamos sólo 15 años investigando. Por eso la existencia de la asociación es vital.

No hay comentarios: