INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

21 jun. 2008

El aceite de argan

En Marruecos nace uno de los aceites más interesantes en términos nutricionales, con propiedades que rivalizan con las del aceite de oliva

Un aceite único

Durante siglos, las tribus bereberes del suroeste de Marruecos han recurrido al aceite de argan como componente básico de su dieta y como elemento de la medicina tradicional. A principios de los años noventa, análisis bioquímicos ya confirmaron las valiosas propiedades nutricionales y medicinales de este producto. El argan ('Argania spinosa') es un árbol silvestre, único en el mundo y declarado reserva de la biosfera por la UNESCO en 1999. Es endémico de tierras calcáreas semidesérticas como las del sudoeste de Marruecos y la región argelina de Tindouf.

Los frutos del argan, parecidos a un dátil, maduran entre marzo y septiembre, cuando son recogidos para extraer su aceite, de color ámbar claro y transparente, que presenta un sabor fuerte y agradable con un ligero aroma a frutos secos. La producción se realiza, en gran parte, de forma manual, lo que comporta una laboriosa tarea que comienza con la separación de la pulpa del fruto y la posterior apertura de la nuez.

Cada nuez guarda unas tres semillas en su interior que se pueden tostar o dejar crudas, se trituran y, posteriormente, se muelen en un molino de piedra. El producto que se obtiene es una pasta de consistencia parecida a una crema de sésamo, que se deja reposar durante una semana en un lugar fresco y oscuro. Posteriormente, las mujeres hacen bolas de pasta que exprimen con sus manos para obtener el líquido oleoso.

Con esta nutritiva pasta, el 'amlou', se fabrica una especie de bizcocho que se toma con el desayuno. De 100 kilos de frutos se extraen aproximadamente dos litros de aceite, y se estima que cada litro requiere unas 10 horas de trabajo. Ha sido utilizado durante cientos de años por las comunidades bereberes de forma tradicional como alimento medicinal y vigorizante que tiene, además, propiedades cosméticas.

El aceite de argan se vende en Marruecos como un artículo de lujo y, debido al creciente interés que desde los años 2000-2001 muestran las compañías cosméticas europeas y norteamericanas, su precio ha aumentado considerablemente (una botella de 250 ml puede llegar a costar unos 17 euros).

EN LA COCINA

Existen dos tipos de aceite de argan de uso alimentario: el natural, prensado en frío, y el tipo 'bereber' también prensado en frío pero a partir de semillas tostadas. Esta variante es muy apreciada en la 'nouvelle cuisine' por su exquisito gusto a frutos secos. Es precisamente este sabor, junto a la fineza de su textura lo que hace del aceite de argan un componente esencial de ensaladas y algunos platos y postres típicos de la cocina marroquí.

El 'amlou', mezcla de aceite de argan, miel y almendras, es difícil de conseguir fuera de Marruecos, donde ameniza desayunos y meriendas. Es ideal para untar sobre tostadas o como relleno de crepes. Normalmente se comercializa en recipientes que se han de guardar en un lugar fresco y seco. Una vez abierto, debido a su alta estabilidad no necesita refrigeración para conservarse, a no ser que se den condiciones de calor intenso.

Propiedades nutritivas

Varias de sus propiedades biológicas conocidas por la medicina tradicional han recibido recientemente un soporte científico amplio que sirve como imprescindible aval para este producto. Algunos de sus usos medicinales más extendidos han sido el de alimento cardiosaludable, por su capacidad de disminuir el colesterol perjudicial (LDL) y tratar la hipertensión arterial. Se emplea también para tratar enfermedades de la piel como la neurodermatitis o la psoriasis, por sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias.

Los análisis químicos revelan que el aceite de argan tiene una concentración de ácidos grasos muy interesante. Es rico, en un 80%, en ácidos grasos insaturados (frente al 73% que presenta el aceite de oliva), el 43% de los cuales son monoinsaturados. Los ácidos grasos esenciales representan el 36%, especialmente el ácido linoleico. También es un alimento inusualmente rico en tocoferoles, sobre todo de vitamina E, que representa un 69% (porcentaje mayor que en el aceite de oliva, que contiene un 12%).

Indudablemente la presencia de esta vitamina antioxidante explica, en parte, la reputación como protector dermatológico y curativo, y la estabilidad que hace que se enrancie mucho más tarde que el aceite de oliva, sin estropearse. También contiene constituyentes fenólicos cuya combinación resulta única: el escotenol y el espinasterol, un tipo de esteroles poco comunes entre los aceites vegetales.

El escotenol, por ejemplo, es el esterol que se encuentra en mayor cantidad en un cactus ('Pachycereus schottii') que crece en México y del que se están estudiando sus propiedades antitumorales. A esto se suma la abundancia de sustancias biológicamente activas, fotoquímicos, como los triterpenoides. El tirucalol, el beta-amirin, butiroespermol y el lupeol tienen efecto cicatrizante y desinfectante, además de proteger la piel de los agentes externos y de las radiaciones solares.

Propiedades hipolipemiantes

Los antioxidantes y los fitoesteroles son sustancias que tienen la propiedad de impedir que parte del colesterol que tomamos a través de los alimentos se absorba en el intestino, lo cual es beneficioso en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, la vitamina E está implicada en evitar la oxidación de las lipoproteínas, transportadores en sangre del colesterol -relacionadas con el desarrollo de enfermedad cardiovascular- y de otras sustancias vinculadas con el desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

Se han obtenido evidencias científicas de la actividad hipolipemiante y las propiedades antioxidantes de este aceite. El Laboratoire de Reserche sur les Lipoprotéines, Faculté des Sciencies Ben M'sik de Casablanca ha contribuido estudiando el perfil lipídico y el estatus antioxidante de 20 hombres y 76 mujeres, de los que 62 eran consumidores habituales de este alimento. Los consumidores de aceite de argan virgen mostraron unos niveles de colesterol LDL y lipoperoxidos (sustancias oxidantes) más bajos que los no consumidores, además de un mayor nivel en plasma de antioxidantes.

Como resultado, los responsables de este estudio concluyen que este aceite se puede utilizar como una herramienta natural para reducir algunos factores de riesgo cardiovascular. En investigaciones realizadas con animales, la ingestión de forma habitual (5 ml/kg/día) de aceite de argan durante dos meses por ratas hipertensas, con dislipemias e hiperinsulinemia, restableció los niveles de presión arterial en los roedores e indujo hipocolesterolemia y una disminución de la glucemia.

La acción de los ácidos grasos poliinsaturados juega un papel importante en estos resultados, a la vez que el resto de constituyentes del aceite también realizan una labor activa en la prevención y el tratamiento de los factores de riesgo cardiovascular.

También antidiabético

El potencial antidiabético de los frutos del 'Arganis spinosa' no había sido científicamente validado hasta hace poco. Un grupo de investigadores de universidades de Canadá y Marruecos, han demostrado la actividad sintetizadora de insulina de la fracción rica en saponinas del aceite. La conclusión de los expertos es que las sustancias químicas contenidas en el aceite de argan y en sus extractos pueden ser útiles en la prevención de enfermedades crónicas como la diabetes y el cáncer. La actividad analgésica y antiinflamatoria es responsabilidad de las saponinas, que en ratas han actuado según la dosis, de forma similar al ácido acetilsalicílico o al indometacin (antiinflamatorio no esteroideo).

Por ELENA PIÑEIRO

No hay comentarios: