INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

30 jun. 2008

La clínica Santa Cruz implanta un neuroestimulador que alivia el dolor crónico de la cefalea

Santa Cruz de Tenerife.- La Unidad del Dolor de la clínica Santa Cruz ha instalado a una paciente con cefalea crónica un neuroestimulador que permite, a través de unas pequeñas señales eléctricas, bloquear la transmisión al cerebro de la señal dolorosa.

El director médico de este centro sanitario, José Juan Arrate, y los directores de la Unidad del Dolor, Rafael Calvo, Javier Arranz, y el colaborador de la misma y director de la Unidad del Dolor del hospital Puerta de Hierro de Madrid, David Abejón, presentaron hoy este dispositivo que presenta como novedad que es recargable por el propio paciente por lo que tiene una vida que puede llegar a los 25 años frente a los convencionales, que hay que extraerlos a los 5 años.

El anestesiólogo Rafael Calvo explicó que la neuroestimulación consiste en la implantación de dos electrodos que se conectan a un generador eléctrico similar a un marcapasos.

El especialista concretó que la punta del electrodo se conecta a un neuroestimulador implantado debajo de la piel y envía pequeños impulsos eléctricos que bloquean la transmisión de la señal dolorosa y causa una sensación de hormigueo en la zona en la que se quiere tratar.

Este dispositivo está indicado para dolores lumbares y cervicales, dolores vasculares y anginas de pecho y en todos los casos, según explicaron los especialistas, se instala en la columna a través de una aguja y sólo precisa anestesia local.

Calvo explicó que la ventaja de este nuevo neuroestimulador es que los electrodos son un 60 por ciento más finos y que es recargable.

Señaló que de acuerdo con una encuesta europea el 11,8 por ciento de la población española, unos cinco millones de personas, padecen un dolor crónico y de ellos tres millones lo sufren a diario y un millón y medio a todas horas.

El especialista indicó que en la sociedad española se piensa que padecer dolor es normal aunque reste calidad de vida y afirmó que uno de los objetivos actuales de la medicina es, además de curar, aliviar el dolor.

"Se puede estar muy sano pero si se sufren dolores a diario se trata de una persona enferma", afirmó Calvo, quien aseveró que las unidades del dolor no sólo tratan a pacientes terminales sino también a aquellos que sufren dolores crónicos benignos.

Javier Arranz indicó que la incidencia de la cefalea en la población está entre un 17 y un 26 por ciento según la Comunidad Autónoma y señaló que es una patología que tiene unos costes económicos bastante elevados tanto por los tratamientos médicos que precisan para aliviar el dolor como por el absentismo laboral que provocan.

Apuntó que para cefaleas de difícil control, el tratamiento basado en la implantación de un neuroestimulador es bastante eficaz pero para ello el paciente se tiene que someter a un exhaustivo estudio en el que participan varias especialidades.

El especialista indicó que la primera vez que se aplicó fue en 1999 y en 2004 ya se aceptó como tratamiento en España.

Francisca Sonsona, de 44 años, ha sido la primera paciente a la que se le ha instalado este sistema y según ella misma relató, padece dolores de cabeza desde que tiene 13 años aunque con el tiempo se le han vuelto más intensos y diarios.

Explicó que hace un año ya no podía soportar más el dolores y un neurólogo le recomendó que acudiese a la unidad de dolor y fue allí donde le recomendaron la implantación del neuroestimulador.

Sonsona afirmó que la misma noche que se intervino ya no tuvo dolor, cuando antes tenía que tomar hasta derivados de la morfina para aliviar algo el dolor, y subrayó que en los meses que lleva con el implante, sólo ha tenido una crisis que resolvió aumentando la intensidad del aparato y tomando un analgésico ligero.

David Abejón, jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Puerta de Hierro de Madrid, destacó que este sistema, que se emplea de forma asidua en Estados Unidos, no tiene efectos secundarios ya que transmite electricidad y el paciente participa y decide si mejora su estado o no.

No hay comentarios: