INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

26 jul. 2008

¿Son inofensivos los aromatizantes?

Productos como detergentes, suavizantes de telas y aromatizantes podrían contener ingredientes cancerosos o que provoquen daños al sistema respiratorio, reproductivo, neurológico y a otros órganos

Lisa Stiffle/ Seattle Post-Intelligencer
El Universal
Viernes 25 de julio de 2008 Los suavizantes de ropa con esencia hacen que tus playeras y calcetines huelan a limpio y a flores. Los aromatizantes hacen que tu hogar despida un agradable aroma a manzana, canela o bosque.

Sin embargo, todos esos artículos para el hogar podrían estar exponiendo a tu familia y amigos a químicos peligrosos, según un estudio realizado por la Universidad de Washington.

El problema es que no hay manera de que lo sepas. A los fabricantes de detergentes, suavizantes de telas y aromatizantes no se les pide que incluyan todos los ingredientes que utilizan en la etiqueta... ni en ningún otro lugar.

Las leyes que protegen a la gente de la contaminación del aire en interiores, causada por productos de consumo, son limitadas.

Cuando la profesora de ingeniería de la UW, Anne Steinemann, analizó algunos de los productos de este tipo más populares, descubrió 100 componentes orgánicos diferentes, algunos de los cuales pueden ser cancerosos o provocar daños al sistema respiratorio, reproductivo, neurológico y a otros órganos.

Algunos de los químicos están catalogados como peligrosos o tóxicos por agencias reguladoras federales. Sin embargo, las etiquetas dicen lo contrario y sólo indican que tienen "perfume" o contenidos "biodegradables". "Los consumidores están respirando estos químicos", dijo. "Y nadie está haciendo nada al respecto".

"Las declaraciones de la doctora Steinemann están equivocadas y son falsas", indicó Chris Cathcart, presidente de la Asociación de Productos Especializados para el Consumo (CSPA, por sus siglas en inglés), con sede en Washington.

"Los aromatizantes, suavizantes y otros productos de consumo están regulados bajo el Acta Federal de Sustancias Peligrosas (FHSA, por sus siglas en inglés) y posteriormente tienen requerimientos estrictos con respecto a la información de las etiquetas", señaló.

"Las compañías que están fabricando productos regulados bajo el FHSA están obligados a incluir en la etiqueta cada uno de los componentes que implican un riesgo".

Cada año se gastan millones de dólares para garantizar que las fragancias utilizadas en los productos sean seguras, de acuerdo con un comunicado de la Asociación de Materiales para Fragancias y el Instituto de Investigación de Materiales de Fragancias, que trabaja de manera cercana con la asociación.

Los ingredientes son analizados constantemente y los químicos considerados peligrosos están presentes en niveles demasiado bajos como para causar daño, según los organismos mencionados.

No obstante, existen numerosos reportes de personas, especialmente de quienes sufren de asma, sensibilidad a los químicos y alergias, que señalan haber sufrido fuertes reacciones, dijeron investigadores.

Ese es un problema cuando se usan aromatizantes en los baños de restaurantes o aviones, o cuando los hoteles lavan las toallas y sábanas en lugares donde les ponen mucho suavizante. Y aún cuando las concentraciones son bajas en los productos individuales, la gente está expuesta a múltiples fuentes casi todos los días.

Aileen Gagney, directora del Programa de Salud Ambiental y de Asma de la Asociación Americana del Pulmón con sede en Seattle y que sufre de asma, tiene una regla general para evitar exponerse: "si huele mal, está mal; si huele bien, también está mal". Pero incluso esto no siempre funciona.

Según Steinemann, aun los productos en cuya etiqueta dice "sin olor" pueden contener alguna fragancia "camuflaje" para hacerlos inodoros. (Traducción: Gabriela Cornejo)

No hay comentarios: