INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

30 jul. 2009

ARGENTINA - Síndrome de fibromialgia, el dolor incomprendido


2:15 AM Jueves, 30 Julio, 2009
Diarionco.com


El día 12 de mayo fue el elegido para homenajear a Florence Nightingale, quien inspiró la creación de la Cruz Roja y hacia los cuarenta años de edad fue alcanzada por una enfermedad similar a la fibromialgia, que la dejó prácticamente el resto de su vida en la cama.
Tal puede llegar a ser el alcance de esta enfermedad que se caracteriza por un dolor generalizado que afecta a 18 puntos diferentes del cuerpo y que provoca fuertes malestares que van desde cambios repentinos de humor, concentración pobre, el incremento de la ansiedad, jaquecas, fatiga y trastornos de sueño, hasta crisis de dolor generalizado que pueden tornarse discapacitantes.

Pero sin dudas, y como sucede con otras tantas condiciones físicas, la falta de compromiso social y de políticas específicas, hace que las consecuencias de este síndrome se agraven, volviendo muy compleja la realidad de las personas afectadas.

Precisamente una de las trabas mayores que encuentran quienes padecen esta enfermedad se halla en la falta de cobertura médica, producto de que son muchos los Estados que no reconocen el real alcance de esta enfermedad.

Descripción general, síntomas y causas
El síndrome de la fibromialgia es una condición que afecta los neurotransmisores de los músculos, ocasionando dolor crónico localizado especialmente en tejido muscular, tendinoso y ligamentoso.
Afectando alrededor de un 3% de la población general, tanto hombres como mujeres de todas las edades pueden sufrir de fibromialgia, pero el trastorno es más común entre las mujeres de 20 a 50 años.

El reconocimiento y la definición oficial de fibromialgia se establecieron hace menos de veinte años (1993) como resultado de la Declaración de Copenhagen, la que reconoció el síndrome de fibromialgia para la Organización Mundial de la Salud.

Como resultado de esta declaración se logró definir como una condición dolorosa, no articular, que envuelve los músculos, y es la causa más común de dolor musculoesqueletal crónico y generalizado.

Se sabe que el dolor ocasionado por la fibromialgia es impredecible y que varía en el día a día y que afecta varias partes del cuerpo, como los hombros, la cadera, las piernas, los brazos y hasta los músculos de los ojos. Lo que además genera un cuadro de agotamiento.

Entre los principales y variados síntomas asociados se pueden registrar:
- Entumecimiento, rigidez en los músculos, especialmente al despertar o cuando hay cambios de clima.
- Dolores de cabeza o de cara. Este dolor se manifiesta por las áreas del cuello o de los hombros, o por la zona temporomandibular.
- Trastornos digestivos (estreñimiento o diarrea) y dolor abdominal.
- Vejiga irritada, frecuencia de orinar.
- Cosquilleo, parestesia, sensación de hormigueo en las extremidades.-Dolores de pecho, conocidos también como “costocondralgia”.
- Problemas de memoria.
- Desequilibrio y mareos.
- Mayor sensibilidad al ambiente, a la luz, al ruido, olores y cambios de temperatura.
- Depresión o ansiedad.
- Apneas de sueño.
- Problemas de la piel, síntomas molestos, como prurito, resequedad o manchas.
- Hipotensión de origen neurológico, lo que causa, al ponerse de pie, una disminución repentina de la presión arterial y la frecuencia cardíaca, produciendo mareos, náuseas y dificultad para pensar con claridad.
- Trastornos cognoscitivos, dificultad para concentrarse, lentitud mental, pérdida de la memoria, sentirse fácilmente abrumado, etc.-Actualmente se desconoce el origen de este trastorno, aunque diferentes universidades se encuentran llevando a cabo investigaciones que conduzcan a conocer su causa en campos como la neuroendocrinología, inmunología, cardiología y fisiología del ejercicio.

Las pistas recogidas hasta ahora sugieren que el trauma físico y emocional puede jugar un papel importante en la aparición del síndrome.

Aunque especialistas de prestigio, como el Dr. Ferrán J. García, Doctor en Medicina y Reumátologo catalán, no comparta del todo esta visión, afirmando incluso que este supuesto ha traído más complicaciones que ayudas.

“Con toda seguridad cuando E. W. Boland publicó en 1947 en la actualmente prestigiosa revista científica “Annals of the rheumatic diseases” un artículo titulado “Psychogenic rheumatism: the musculoskeletal expression of psychoneurosis” (Reumatismo psicogénico: la expresión músculo esquelética de la psiconeurosis), desconocía que casi 60 años después, esta sugerencia se mantendría como una losa sobre las expectativas diagnósticas, pronósticas y terapéuticas de millones de personas en todo el mundo enfermas por Fibromialgia”, afirma el especialista en uno de sus ensayos.

Otras evidencias sugieren que los trastornos del sueño, comunes en pacientes con fibromialgia, no son simples consecuencias de la enfermedad, sino que por el contrario, puedan ser realmente su causa.
Existe otra hipótesis que alude a que la enfermedad puede estar relacionada con cambios en el metabolismo musculoesquelético, posiblemente generados por la disminución del flujo sanguíneo, que podría causar fatiga crónica y debilidad.

Tampoco se descartan las teorías que responsabilizan a agentes infecciosos, pero aún no se ha identificado ningún virus ni microorganismo específico. De la misma manera, tampoco se ha establecido fehacientemente una posible tendencia hereditaria hacia la enfermedad, siendo la evidencia muy básica.

El rol del estrés y los aspectos psicológicos de la fibromialgia

Son muchos los profesionales que sostienen que el estrés devenido de la vida competitiva, las exigencias y frustraciones, y la multiplicidad de roles en la sociedad actual puede posicionarse como un factor de gran influencia en la fibromialgia.

En nuestro país, especialistas como Aída Solodki, médica psiquiatra con extensa experiencia en el tratamiento de la fibromialgia, aseguran que esta enfermedad puede ser desencadenada y/o exacerbada por situaciones de estrés físico y/o psíquico. “Esto podría explicar el aumento de la incidencia en la población argentina en los últimos tiempos”, tal fue el reciente panorama compartido por Solodki para un matutino local.

Para Alejandra Carmona Franco, psicóloga del Hospital Universitario Son Dureta, de Palma de Mallorca, y creadora de la “Guía de aspectos psicológicos en fibromialgia”, es importante destacar que esta enfermedad no es un trastorno psiquiátrico, sino que las relaciones que existen entre los aspectos psicológicos y su síndrome fibromiálgico “van desde la necesidad de asumir su enfermedad y sus limitaciones, hasta su estado de ánimo, pasando por la capacidad de afrontar las situaciones problemáticas, el manejo de situaciones familiares, sociales y laborales y, en general, su calidad de vida”.

Basta ingresar a foros virtuales sobre la dolencia, o artículos on-line de magazines de salud donde aparezca el tema para ver la extensa lista de consultas y testimonios donde la palabra “de-sesperación” surge habitualmente. Pero esta sensación de pesadumbre y falta de esperanzas tiene su raíz no es un estado psicológico, sino en una situación de dolor y cansancio mantenida en el tiempo que puede provocar otros problemas que afecten a su calidad de vida, el estado de ánimo, e incluso la autoestima.

Por este motivo es muy importante que una vez surgidos los síntomas de ansiedad o depresión, la persona afectada acuda a un médico especialista, el psiquiatra, para remediar el problema cuanto antes, porque se ha comprobado que los trastornos de ánimo tienen un impacto muy negativo en su salud, agravando los síntomas físicos y el estado general.

Diagnóstico y tratamiento
En la actualidad el diagnóstico de fibromialgia se establece sobre la base de la eliminación de otras causas similares. Se trata, pues, de un diagnóstico de exclusión, ya que no existe ningún análisis de laboratorio, examen radiológico u otro similar que permita determinar la fibromialgia.
Además del diagnóstico de exclusión, el profesional médico deberá guiarse por lo establecido en la definición oficial de Copenhagen, “que para el diagnóstico de fibromialgia se debe tener al menos 11 de 18 puntos sensibles o ‘tender points’. Estos puntos causan dolor al ser presionados, pero no transfieren el dolor a otra parte. También se requiere que los puntos estén presentes en los cuatro cuadrantes del cuerpo y que el dolor haya estado presente por al menos tres meses.
El médico tiene que estar consciente que los puntos puede que no estén activos todos el mismo día”.

En cuanto al tratamiento, hasta el día de hoy la fibromialgia no tiene cura.

Como parte de un abordaje médico multidisciplinar, los tratamientos a seguir apuntan a trabajar en conjunto desde lo farmacológico y lo psicoterapéutico, sumando programas vigilados de actividad física y técnicas de relajación para aliviar la tensión muscular y la ansiedad.

Dentro de los medicamentos disponibles los especialistas suelen recetar drogas para aliviar los dolores y mejorar el sueño. En los últimos tres años, las drogas aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos que más se han utilizado son, respectivamente, la pregabalina (Lyrica), la Cymbalta y el milnacipran.

En cuanto a las terapias físicas, se han incorporado los masajes y los tratamientos quiroprácticos. Dentro de los ejercicios más recomendados, los especialistas sugieren la natación en aguas climatizadas, el yoga y el tai-chi-chuan.

Acerca de a esta práctica física, en el Hospital Spaulding-Wellesley de Rehabilitación en Massachussets (USA), se incluyó la práctica regular de Tai Chi como parte de un programa multidisciplinario de rehabilitación para pacientes con fibromialgia. El estudio duró ocho semanas y lo que se observó luego de concluido, fue que había mejorado la función global mediante la utilización de ejercicios de bajo impacto. Los pacientes mejoraron el rango de movimientos libres de dolor a nivel de la columna cervical y lumbar, tanto en la rotación, como en los movimientos de lado, y recuperaron flexibilidad en toda la columna.

Otros tratamientos alternativos utilizados para disminuir el dolor y aliviar las tensiones son la acupuntura y la ozonoterapia.

La utilización del ozono como recurso terapéutico en la medicina viene siendo experimentada desde hace muchos años. El ozono es un gas formado por tres átomos de oxígeno que tendría un efecto terapéutico muy amplio en el organismo.

Esto se explica por una reacción química cuando el ozono es introducido en un organismo, y cuando introducimos ozono en el organismo, se produce una primera llamada, desencadena una serie de reacciones metabólicas cuyos productos finales son los que realmente generan estos efectos bene-ficiosos, entre ellas se cuentan las propiedades analgésicas y antiinflamatorias, la disminución del estrés oxidativo y la estimulación del sistema inmunológico.

Es muy importante también para la mejora en la calidad de vida del paciente, todo el apoyo emocional brindado por la familia y los círculos más cercanos, ya que la contención afectiva juega un rol fundamental a la hora de evitar problemas de autoestima y para aliviar los síntomas inquietantes.

Más allá del debate que esta dolencia todavía suscita en los círculos médicos, y de que muchos profesionales lleguen a dudar aún de su existencia, la persona aquejada por estos síntomas o diagnosticada con fibromialgia, debe recibir todo el apoyo de su entorno para no desmoralizarse. Muchas veces la demora en un diagnóstico y la multiplicidad de síntomas pueden generar mucha angustia y desconcierto, es importante entonces evitar las crisis de ansiedad y comenzar lo antes posible a trabajar en las distintas áreas de tratamiento.

Pero sin dudas, solamente tomando en cuanta los avances producidos en los últimos tres años, se ha dado un gran progreso y se han desarrollado y optimizado los tratamientos contra el dolor y por la mejora del descanso, como también han aumentado las campañas en el mundo.
Seguramente las campañas realizadas en todo el planeta durante este mes sigan contribuyendo para dar a conocer esta dolencia y generar nuevos impulsos para investigaciones y nuevos abordajes.

Fuentes:
- Asociación de Fibromialgia de la Comunidad de Madrid.
- http://fibromialgia-noticias. blogspot.com/
- Fundación Afectados y Afectadas Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica.
- Agencia de noticias Cimac.
- Diario Clarín.

No hay comentarios: