INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

19 nov. 2009

Desarrollan un método para detectar la presencia de metilmercurio en pescado y marisco



Se trata de una técnica pionera en el mercado, de gran utilidad para inspecciones de Sanidad y controles de calidad del producto


Un nuevo método colorimétrico desarrollado por un equipo de investigadores del Instituto de Reconocimiento Molecular y Desarrollo Tecnológico (IDM) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) permite detectar de forma rápida y sencilla la presencia de metilmercurio en pescado y marisco, con lo que se evitan posibles intoxicaciones. Es un método pionero en el mercado, sobre todo útil para inspecciones de Sanidad y controles de calidad del producto, antes de que llegue al consumidor, detallan desde la UPV.

El metilmercurio es un compuesto tóxico que deriva del mercurio inorgánico depositado en ríos y lagos y que se acumula de manera rápida en casi toda la flora y fauna acuática. Se trata de una sustancia tóxica cuya ingestión resulta muy peligrosa, apuntan los investigadores del IDM. En la mayoría de los países los productos pesqueros son aptos para el consumo humano porque presentan niveles de metilmercurio que no exceden de 0,2 ó 0,3 miligramos por kilogramo (mg/kg), pero en ciertas especies, como el tiburón o el pez espada, se pueden llegar a encontrar niveles por encima de 1 mg/kg.

Frente a la complejidad de los métodos analíticos empleados hasta ahora, la técnica desarrollada por los investigadores de la UPV es mucho más rápida y permite detectar la presencia de este compuesto tóxico y conocer con exactitud si el nivel de concentración se encuentra dentro de los límites tolerables para el consumo humano. El método desarrollado consiste en suspender una sustancia sólida en un extracto de pescado, de forma que si existe metilmercurio se observa un cambio de color y de fluorescencia en la disolución, para después determinarse su cantidad exacta, señalan los investigadores del IDM.

El nuevo método de detección de metilmercurio se basa en la acción de puertas moleculares nanoscópicas. Este tipo de materiales permite el acceso a un determinado lugar, ya que estas puertas pueden ser abiertas o cerradas a voluntad mediante estímulos externos. Con este nuevo método es posible detectar niveles de metilmercurio muy bajos, ya que una molécula de metilmercurio permite liberar muchas moléculas de colorante del material y producirse así una amplificación de la señal. "La puerta molecular se abriría ante la presencia del metilmercurio, aun cuando la concentración de la sustancia tóxica fuera muy baja", comentan desde el IDM.

No hay comentarios: