INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

10 ago. 2017

Lupus: diagnóstico, síntomas y propuesta de tratamiento

Stop Autoimmunity


















La asociación americana contra el lupus lo describe como una enfermedad crónica y autoinmune que puede afectar a cualquier parte del organismo humano produciendo su destrucción.  Normalmente, nuestro sistema inmune nos protege de distintos patógenos. En el caso del lupus, el sistema inmune lanza su reacción contra partes sanas del organismo, destruyéndolas. La ciencia no ha sido capaz de explicar a día de hoy los posibles causantes de la enfermedad aunque, al igual que en las otras enfermedades autoinmunes, la principal teoría abarca una mezcla entre factores genéticos y algunos factores externos como responsables del origen de la enfermedad. Se trata de una enfermedad relativamente poco frecuente (alrededor de 1,5 millones de sufridores en Estados Unidos) y que afecta principalmente a mujeres de mediana edad. La sintomatología es muy variada y poco específica, siendo la erupción en forma de alas de mariposa el único signo característico de la enfermedad pero que, se da en sólo el 50% de los enfermos. Otras formas de erupción comunes son los anillos y discos. Así, se requiere un completo panel analítico (sangre, orina y sobre todo prueba de anticuerpos antinucleares) para diagnosticar correctamente la enfermedad. El lupus es, sin duda alguna, una de las enfermedades autoinmunes con peor pronóstico debido a su carácter sistémico y escasas opciones de tratamiento. Es muy frecuente que el lupus vaya acompañado de otros problemas como trastornos de la tiroides, problemas de digestión o depresión, cosa muy común dada la naturaleza agresiva de la enfermedad.
Resultado de imagen de LUPUS
La erupción en forma de alas de mariposa es un síntoma común del LES

Causas del lupus:
La investigación en torno a esta patología todavía se encuentra en pañales aunque se da por hecho que factores genéticos intervienen en la aparición de la enfermedad.  Por un lado, diversos grupos étnicos tienen mayores posibilidades de desarrollar lupus. Por otro, tener un familiar con lupus nos hace más propensos a desarrollarlo. Finalmente, dado que el lupus es una enfermedad que afecta principalmente a las mujeres, se está intentando relacionar la aparición de la enfermedad con factores hormonales. Se sabe que los síntomas de lupus son más fuertes durante el embarazo o la menstruación, cuando la producción de estrógenos es mayor. Los investigadores coinciden en que, para que se desarrolle la enfermedad, los factores genéticos deben verse acompañados por un detonante ambiental: infección, contaminación, malos hábitos, etc…  Finalmente resulta interesante destacar que algunos medicamentos destinados a modular el sistema inmune (los biológicos por ejemplo) suelen desencadenar lupus con frecuencia.
Imagen relacionada

La mariposa, signo común de los logos de las asociaciones de enfermos de lupus

Prevención del lupus:
Ya que no podemos elegir nuestra genética, la acción más aconsejable para prevenir el lupus consiste en limitar o eliminar todos los factores ambientales que puedan causarlo. Así, destacamos las siguientes estrategias:
-Llevar una alimentación sana
-Protegerse de las quemaduras
-Hacer ejercicio
-Evitar los malos hábitos: tabaco, alcohol, drogas, etc…
-Limitar el uso de medicamentos a lo imprescindible.
-Usar técnicas para reducir el estrés: yoga, meditación, etc…
-Dormir mínimo ocho horas diarias
Síntomas de lupus:
El lupus es una patología que se caracteriza por una amplia variedad de síntomas, algo que hace el diagnóstico más difícil. Por ello, es imprescindible la conjugación de síntomas físicos, valores analíticos y erupciones cutáneas para acabar realizando el diagnóstico. En general, los síntomas más comunes son los siguientes:
-dolor e inflamación articular
-fiebre y dolores musculares
-sensibilidad a cambios de temperatura
-sarpullidos
-fatiga extrema
Imagen relacionada
Imagen con los síntomas más comunes
Tipos de lupus:
Existen cuatro tipos de lupus, identificados generalmente por las reacciones que causan en la piel:
-LES o lupus eritematoso sistémico: es el tipo más común. No necesariamente tiene que causar sarpullidos en la piel al afectar generalmente a órganos internos.
-Lupus inducido por fármacos: como bien indica el nombre, algunos tipos de fármacos son capaces de causar lupus, por ejemplo los biológicos tan ampliamente utilizados para tratar las enfermedades reumáticas. Por suerte suele resolverse al cesar la toma del fármaco que lo causa.
-Lupus eritematoso cutáneo: sólo afecta a la piel y, según el tipo de sarpullido causado, se distinguen tres tipos: subagudo, agudo y crónico.
-Lupus neonatal: una rara condición que afecta a los recién nacidos pero que, por suerte, acaba resolviéndose por sí sola al cabo de unos seis meses.
Opciones de tratamiento del lupus:
Tratamiento farmacológico:
Al tratarse de una enfermedad autoinmune, los fármacos generalmente utilizados están destinados a limitar la actividad del sistema inmune para evitar los brotes. No obstante, esta técnica, si bien es muy útil para tratar los brotes, se vuelve en contra del paciente a largo plazo: La prednisona, utilizada en grandes dosis en esta enfermedad, acaba causando osteoporosis y problemas adrenales. Los supresores del sistema inmune, acaban noqueando las propias defensas del paciente y muchos de ellos acaban falleciendo por infecciones e inmunosupresión.  Creemos que la supresión del sistema inmune puede ser efectiva en momentos puntuales pero, a largo plazo, no representa ninguna esperanza para el paciente. Por tanto, la búsqueda de método s alternativos de tratamiento debe continuar para mejorar la calidad de vida de los enfermos.
Dieta:
Varios médicos han intentado aplicar modificaciones dietéticas en el lupus: Jean Seignalet trató a una decena de pacientes con excelentes resultados, consiguiendo incluso remisiones sin medicación. La dieta paleo de Sarah Ballantyne viene siendo utilizada por numerosos pacientes con mucho éxito. Debemos mencionar que los cambios dietéticos en el lupus suelen ser algo menos efectivos que en otras enfermedades autoinmunes dada la propia naturaleza grave de la enfermedad. Aun así, la mayoría de pacientes consigue reducir el uso de medicación tras pasar a una dieta más limpia. En nuestra opinión, será más efectiva una dieta que elimine los principales alimentos proinflamatorios y dé importancia al consumo de frutas, verduras y pescado de calidad para regular el ratio omega 3/6. Por ello, recomendamos a nuestros seguidores la lectura de los libros de dos grandes investigadores como  Jean Seignalet o Sarah Ballantyne. Mención aparte merece la alfalfa, cuyo aminoácido provoca brotes de lupus más intensos. Debería, por tanto, ser evitada por completo.
Vitaminas y minerales:
El lupus puede afectar a los huesos causando osteoporosis. Incluso la mayoría de los medicamentos utilizados para combatirlo también aumentan el riesgo de producir pérdida de la densidad ósea y posteriores fracturas. Por tanto, los enfermos de lupus deberían prestar mucha atención a la toma de calcio, vitamina d y k2. Si mantienes una dieta saludable con muchas verduras y hortalizas, no deberías tener problemas para conseguir todo el calcio que necesitan los huesos. No obstante, el calcio puede causar depósitos en el organismo si no es asimilado correctamente. Por tanto, asegúrate de suplementar con dos productos de vitamina k2 y la llamada  vitamina del sol, la famosa vitamina d. Ya que la excesiva toma de sol puede causar erupciones cutáneas propias de lupus, limita tu exposición al sol y suplementa con un buen producto con dosis medias de vitamina d además de consumir alimentos ricos en esta vitamina: salmón, trucha, huevos, etc… Mantener la vitamina d en valores de 60-70 ng/ml permitir reducir los brotes y su severidad de acuerdo con varios estudios. Casi el 90% de los pacientes de lupus tiene valores de vitamina d por debajo de 20 ng/ml, es decir, una carencia muy peligrosa. Otro mineral fundamental y poco conocido es el magnesio. Casi toda la población de los países desarrollados tiene carencia de magnesio debido a que las tierras de cultivo de hoy en día apenas contienen este mineral por las técnicas agrarias agresivas del último siglo. El magnesio regula el tránsito intestinal y previene dolores y calambres óseos y musculares. Finalmente, otro mineral poco conocido como el el zinc se encarga de regular la permeabilidad intestinal, que está alterada en casi todos los pacientes de lupus. Considere suplementar con pequeñas dosis de este mineral para reducir la severidad de sus síntomas.
Antiinflamatorios naturales:
Tal como hemos dicho anteriormente, el lupus es una patología inflamatoria autoinmune. Podemos disminuir la severidad de los síntomas usando algunos productos naturales sin que ello pueda producirnos efectos secundarios. En primer lugar, la sustancia activa de la cúrcuma, la curcumina es un supresor del factor de necrosis tumoral muy potente. Su modo de acción sería muy similar al de los biológicos pero sin efectos secundarios. Por otro lado tenemos la boswellia, que permite calmar los dolores articulares y los problemas digestivos de una manera muy efectiva. Finalmente, debemos trabajar en nuestro ratio omega 3/6 mediante el consumo de pescado salvaje como sardinas, anchoas, caballa, etc… Aun así generalmente no es suficiente para revertir el ratio inflamatorio por lo que recomendamos suplementar con un buen producto que contenga omega 3 como el aceite de pescado o krill. Con estas tres medidas podremos reducir el estrés oxidativo y la inflamación en nuestro cuerpo, consiguiendo reducir notablemente la sintomatología sin caer en los efectos secundarios propios de los fármacos.
Aceite de cannabis:
El aceite de cannabis no contiene el adictivo thc de la marihuana y proporciona beneficios como la mejora del estado de ánimo y la supresión del dolor mediante la modulación del sistema inmune. Varios estudios recientes han demostrado su efectividad en patologías autoinmunes. Que no te engañen con productos que no valen para nada, compra aceite de cannabis real.
Cambios en el estilo de vida:
En el momento en el que te diagnostican con una enfermedad crónica, tu vida cambia y debes comprender que no puedes seguir llevando el mismo estilo de vida que te llevó a estar en este punto. Es el momento de pensar en tu salud y de cuidarte. Vigila tus horas de sueño, practica técnicas de relajación, limita el estrés y evita conductas nocivas, tabaquismo, drogas, alcohol, etc… Protege tu piel de las quemaduras del sol y rodéate de personas que te puedan comprender y apoyar en los momentos duros. No te olvides de hacer ejercicio cardiovascular y de fuerza todas las semanas. Si no nos cuidamos, al margen de sufrir una enfermedad autoinmune también sufriremos los problemas comunes de la población general: obesidad, diabetes, hipertensión, etc… no es algo que nos hace falta.
Es posible tener una vida plena con lupus. Para conseguirlo, debes ser partícipe de tu tratamiento y cambiar tus hábitos de vida para mantenerte lo más sano posible. Del resto ya se encargarán los fármacos, tu dieta y los suplementos.
Resumen de nuestra propuesta de tratamiento para el lupus:
-Fármacos según necesidad, la prednisona es muy útil para los brotes aunque es muy nociva.
-Dieta que reduzca la inflamación: alta en verduras, frutas, pescado de calidad y eliminando alimentos inflamatorios: cereales, carnes rojas, azúcar o procesados. Para más detalles recomendamos seguir el libro de Jean Seignalet (La alimentación, la tercera medicina) o el libro de Sarah Ballantyne (El protocolo autoinmune). En nuestro artículo también podrás leer nuestra propuesta de dieta ideal para las enfermedades autoinmunes.
-Suplementar con productos de calidad que nos reporten zincmagnesio y vitamina d.Para asimilar el calcio puede que nos haga falta suplementar con vitamina k2.
-Usa aceite de cannabis. Sin el adictivo THC te hará sentirte mejor y reducirá tus dolores y malestar causado por la enfermedad. Este es el que nos gusta.
-Abusar de antiinflamatorios naturales, en especial curcumina biodisponible, boswellia y aceite de pescado de calidad o el novedoso aceite de krill complementado con una buena dieta rica en pescado graso.
-Cambia tu estilo de vida: duerme más, haz deporte, rodéate de personas que te apoyen y evita malos hábitos: tabaquismo, alcohol y drogas.

No hay comentarios: